×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
20 Junio 2018 04:00:00
Sarcasmos
Gracias al cielo todavía hay telenovelas para distraernos de la elecciones y el futbol. Es apasionante seguir las vicisitudes del Villano favorito y la Santa preferida: el papá de Luis Miguel y la mamá de José José.

EXCELENCIA

De mi amiga la feminista: Las mujeres que buscan ser iguales a los hombres carecen de ambición.

COLAPSO EN PUERTA

Me dice el Daniel que ahora vive en Monterrey con su Queta de siempre. Recordamos la charla que me invitó a darle a un grupo de empresarios amigos suyos en Torreón hace unos 12 años. Desde entonces yo era ya conspiranoico (pero todavía, ingenuo de mí, trataba de convencer a los demás). Les describí los tremendos desequilibrios que eventualmente llevarían (y llevarán) a la economía global al despeñadero. Colapso que todavía estoy esperando, queriendo que nunca llegue.

Bueno, parece que al fin, para desgracia de todos, a los manipuladores se le están acabando los ases bajo la manga (“estímulos” de toda naturaleza y medidas delirantes en el mundo monetario fíat). A lo largo de todos estos años, el Daniel (abogado y contador de nervios bien temperados) se mostró más bien escéptico. Ahora lo siento alarmado y me dice (aparte de otras cosas familiares y profesionales): “Aquí en Monterrey algunos amigos doctos en el tema han pronosticado una megacrisis mundial en este mes de septiembre y francamente estoy convencido de ello. De entrada ya cumplimenté mi mochila de supervivencia porque la verdad me asustaron los pronósticos.” Mira, cada vez los asustados somos más. ¿Y el colapso laaaaaargamente anunciado?

SABIDURÍA ACTUALIZADA

La antigua teoría: ‘Cásate con un hombre mayor, porque son maduros’. La nueva teoría: ‘Los hombres no maduran nunca; cásate con un hombre joven’.

LA TRAMPA DEL ‘RETIRO’

Quizá haya sido bueno que mi padre no haya leído esta advertencia (él se jubiló a los 60, jugó golf hasta los 80 y vivió hasta los 92): “Muchos de nuestros suscriptores son de la tercera edad. Y muchos de ellos saben una de dos cosas. La primera es nunca ‘retirarse’. El mero concepto es una broma cruel. En vez de esa fantasía destructiva de vivir sin hacer nada, haz lo que amas y sigue haciéndolo hasta el último día. Si no haces lo que amas, en realidad no estás vivo, así que déjalo. Hoy. No mañana. Hoy. Y encuentra tu pasión ¡Eso es lo que vinimos a esta vida a hacer en esta vida! Lo segundo que saben nuestros seguidores más sabios es que invertir en fondos mutuos aprobados por el Gobierno y esperar que sus fondos de pensiones se mantengan solventes, es la receta ideal para un desastre completo. Vas a terminar sin un centavo si confías en esas estafas.

DISCRIMINACIÓN

Eran mediados de los años 60. El buque gringo de guerra atracó en un puerto del estado de Mississippi para quedarse ahí unos días. A pocas horas de su arribo, el capitán recibió esta atenta nota de una encopetada dama, esposa del adinerado dueño de una extensa plantación: “Estimado capitán: Este jueves celebraremos en casa los quince años de Melinda, mi hija mayor. Si no tiene inconveniente, me gustaría invitar al baile a cuatro de sus más guapos, educados y solteros marinos.

Ellos deben llegar a las 8:00 de la noche, listos para pasar una noche de exquisita charla sureña y baile con hermosas señoritas de nuestra mejor sociedad. Solamente una súplica: evite mandarnos judío; no nos gustan los judíos.” Llegó el jueves y en efecto a las 8 en punto tocaron a la puerta de mansión, pero cuál sería la sorpresa de la señora de la casa que se trataba de cuatro marinos impecables, sonrientes… y negros.

A la dama se le cayó la mandíbula al piso y alcanzó a balbucear: “Pe, pe, pero debe de tratarse de un error”. De inmediato uno de los marinos respondió: “De ninguna manera, señora. ¡Nuestro capitán Goldberg nunca comete un error!”.
Imprimir
COMENTARIOS



1 2 3 4 5 6 7 8