×
Yuriria Sierra
Yuriria Sierra
ver +

" Comentar Imprimir
10 Julio 2016 04:00:13
¿A dirigir cuál PRI?
¿Ochoa será dirigente del PRI que todavía concentra cerebros privilegiados y expertos en las materias del Estado, o del PRI de los corruptos que se han atrincherado en todos los rincones de todos los estados?

¿Qué PRI irá a dirigir Enrique Ochoa? ¿A ese PRI que en el siglo 20 encontró la fórmula perfecta para construir, administrar y repartir el poder en un ambiente de relativa paz comparado con el resto del mundo? ¿O a ese mismo que, también por sus tantas fallas, Mario Vargas Llosa terminó por calificar como la “dictadura perfecta”? ¿Al PRI que, llegado el momento, supo transitar y hacer transitar a México hacia el que entonces era el futuro del mundo, la globalidad
económica? ¿O al que la usó sólo para favorecer a un puñado de unos cuantos, que ya no supo encontrar más caminos para que ese, el bienestar económico efectivamente generado, realmente llegara a todas las capas sociales? ¿Va a dirigir al PRI que cuenta todavía con muchos talentos que tienen la capacidad y la formación para mirar con asertividad hacia el futuro, o al otro que se aferra con uñas y dientes al pasado, a ese PRI que fue pero que ya no es y no
podrá volver a ser nunca jamás? ¿A ese que tan lapidariamente retrató Enrique Krauze en La Presidencia Imperial? ¿A ese PRI que en el siglo 20 se preocupó por estar en cuanto pudo a la vanguardia global, o a ese PRI que le está costando un trabajo vergonzoso entender y entrar al siglo 21?

¿El PRI de los maestros del “oficio político” o el PRI de prestidigitadores de la transa y el engaño? ¿El PRI de las grandes reformas o el PRI de los grandes sabotajes? ¿Irá Enrique Ochoa, un joven funcionario, tan académicamente preparado (licenciatura en derecho por la UNAM, en economía por el ITAM, doctorado en ciencia política por Columbia) a dirigir a un PRI que quiera transformarse, como se lo exigen a gritos las urnas? ¿O, simplemente, a administrar el
desastre antes de la elección presidencial? ¿Al PRI que regresó a Los Pinos y en menos de dos años construyó e implementó una serie de importantísimas reformas o al PRI que no ha sabido defenderlas? ¿Al PRI que recibió hace tres años y medio una segunda histórica oportunidad en las urnas, o al PRI que ha hecho todo no sólo para desaprovecharla, sino también para deshonrarla? ¿Al PRI que reconocen en el mundo como generador de acuerdos y
oportunidades, o al que acusan en el mundo por autoritarios y barbáricos? ¿Al que sabe construir consensos o al que los simula? ¿Va a dirigir al PRI que sabe gobernar o al que confunde el ejercicio de gobierno con la más simple, burda, enana y perversa de las grillas? ¿Al PRI de los dinosaurios, al de los tecnócratas, al de los bebesaurios o al de los cada vez más retrógradas matraqueros del poder? ¿Será dirigente del PRI que todavía concentra cerebros
privilegiados y expertos en las materias del Estado, o del PRI de los corruptos que se han atrincherado en todos los rincones de todos los estados?

¿Con qué PRI quiere aliarse Enrique Ochoa: con ese que se compone de puros elefantes blancos, ese corporativista que ya ni existe en la realidad o con ese otro que a veces parece querer entrar en la modernidad, así sea cometiendo errores y empezando de cero para aprender lo que significa competir en una democracia? ¿Al PRI que sólo interesaban las cámaras de televisión y las primeras planas de los diarios, y que se niega a ver la imagen terrible que les
devuelve el espejo de las redes sociales?

A resumidas cuentas: ¿al PRI que sabía leer, traducir y tomar decisiones responsables en función de la realidad o al PRI que sólo sabe fingir, actuar y evadir la realidad? ¿Al PRI que concentra a los hombres de Estado o al PRI que concentra a los ladrones del Estado? Porque todos esos, los primeros y los segundos, son los que siguen en el Revolucionario Institucional. Y Enrique Ochoa es un político y un funcionario joven, decente, preparado, inteligente.
Esperemos que tenga la fuerza para transformar al PRI y no que el PRI tenga la fuerza para transformarlo a él.

ADDENDUM: ¿Y si el PRI –antes PRM y antes PNR– entrara en una cuarta, nueva, pero urgente fase de renovación? ¿Una que empezara, tal vez, construyendo una alianza electoral en el 2018?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2