×
Carlos Oswaldo Orta
Carlos Oswaldo Orta
ver +

" Comentar Imprimir
11 Octubre 2017 03:00:00
A-Rod juega en otra liga
El juego en equipo siempre será conside-rado la base del éxito en los deportes, un conjunto que no tiene el apoyo de todos sus integrantes por lo general termina en el fracaso.

Dicho esto, aquel equipo que tenga a Aaron Rodgers en sus filas puede descansar sabiendo que probablemente él haga el 90% del trabajo para llevarlos a victorias improbables, que rayan en lo increíble.

Rodgers de nueva cuenta logró que los Empacadores de Green Bay derrotaran a los Vaqueros en su casa, gracias a una serie ofensiva con menos de un minuto que terminó en un pase de anotación a su segundo receptor favorito, Davante Adams.

Lo que Aaron Rodgers hace con su equipo parece tan común que la mayoría de los aficionados de Dallas se lamentó en vez de celebrar luego de que su equipo tomara la ventaja con más de un minuto por jugar. La certeza de que el mariscal de campo puede ganar un juego con tan poco tiempo es tanta que las posibilidades de ganar de Green Bay subieron a pesar de ir abajo en el marcador.

Mientras A-Rod es una excepción a la regla, el caso del novato Ezekiel Elliott está del otro extremo.

El corredor de los Vaqueros dominó la liga de principio a fin el año pasado, lo que lo llevó de golpe a la élite y de paso a un sinnúmero de problemas fuera del emparrillado.

De hecho es un milagro que el exjugador de Ohio State esté jugando, pues oficialmente está suspendido por un incidente de violencia intrafamiliar, pero gracias a un amparo logró ser reinstalado a su posición.

El éxito de Elliott fue gracias a sus habilidades naturales para acarrear el balón, pero también en gran medida por tener a la mejor línea ofensiva de la NFL, la misma que dos años antes había encumbrado a DeMarco Murray y que en 2017 no está funcionando adecuadamente. Sin ellos, el jugador de segundo año ha lucido como un simple mortal que ha aportado muy poco.

Rodgers por su parte juega con un equipo que, por lesiones, ha tenido que cambiar a su pareja de tackles en cada uno de los juegos de esta temporada, incluso adaptando a jugadores que nunca habían cubierto esa posición.

El fenómeno que es el mariscal de campo originario de California, ha sido limitado a finales de Conferencia y eliminaciones tempranas en el playoffs por no contar con una defensiva a la altura de las circunstancias, pero este año podría ser la excepción, pues aunque no cuenta con una unidad dentro de la élite de la liga, por lo menos cumple con los requerimientos básicos, en parte por el resurgimiento de Clay Matthews como líder de la defensa.

Tercera y largo

Mientras la carrera de Aaron sigue en ascenso, la de otras estrellas parece desvanecerse poco a poco en Nueva York y Pittsburgh.

Aunque Rodgers ingresó a la NFL en el 2005, no jugó hasta que Brett Favre dejó a los Empacadores en 2008, cuatro años después de que Eli Manning y Ben Roethlisberger ya dominaban la NFL con los Gigantes y Acereros.

Ahora, en 2017, los ganadores de dos anillos de Super Bowl lucen perdidos en sus escuadras y se habla de su retiro.

Eli Manning ha perdido a la mayoría de sus armas a la ofensiva en un año que parecía tener mucho en puerta para los Gigantes y “Big Ben” luce fuera de forma y ha sido la principal fuente de problemas para Pittsburgh, pero solo el tiempo dirá si su hora ha llegado o si aún pueden dar un último estirón en la NFL.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add