×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
12 Julio 2020 04:02:00
Abatir la pobreza
Escuchar Nota
Mienten quienes afirman que no queremos acabar con la pobreza y lo hacen con total descaro. La diferencia es, en todo caso, el camino que buscamos seguir para su combate. No creemos en los mecanismos que generan una dependencia eterna hacia el Gobierno. En cambio, apostamos por estrategias que persigan la autonomía de las personas. En el estado ideal de las cosas, nadie debería necesitar de dádivas.

El asunto es peor cuando, además, los mecanismos que se utilizan para supuestamente ayudar a las personas en situación de pobreza presentan fallas de diseño y operación como sucede actualmente con los programas del Gobierno federal que, de acuerdo con el Coneval, conservan muchos de los vicios de antaño y presentan nuevas formas problemáticas. Nuestro punto es claro: no se puede estar a favor de mecanismos que sistemáticamente han mostrado su falta de efectividad, y menos, todavía, cuando están viciados de origen.

Nuestra apuesta es, entonces, por la construcción de condiciones que posibiliten la prosperidad generalizada. No creemos, como ha llegado a suceder, que apoyando exclusivamente a los grandes negocios para que estos hagan inversiones que generen fuentes de empleo se vaya a terminar la marginación. Una y otra vez hemos insistido, en la palabra y en los hechos, en apostar a las micro, pequeñas y medianas empresas que son las que verdaderamente sostienen la economía de México y de nuestra entidad.

Aquí un grave error de concepción de parte del Presidente: la gran mayoría de quienes tienen una empresa en México están lejísimos de ser magnates. Todo lo contrario, son personas que viven al día, que no son sino un empleado más de sus negocios que en más de una ocasión son el que más trabaja y el que menos gana. AMLO presumía de ser un gran conocedor del país, pero viendo sus grandes prejuicios no tiene uno otra opción que dudar de tal conocimiento. Porque los que verdaderamente nos acercamos a la gente, sabemos que sobre todo el micro y pequeño empresario no tiene otra cosa que un autoempleo.

Pero impulsar y consolidar a las Pymes no es la única tarea. Necesitamos, en verdad y de manera muy seria, una educación que se pare de cara al futuro. Quienes hoy están comenzando su formación escolar enfrentarán un mundo muy distinto al nuestro. En un par de décadas, todo girará en torno a la inteligencia artificial, las tecnologías de la comunicación y la información, el internet de las cosas y el cómputo cuántico.

Es momento serio para preguntarnos si queremos seguir siendo dependientes tecnológicos toda la historia o si vamos a dar el salto, aprovechando nuestras capacidades, para desarrollar la tecnología del futuro. Si queremos lo segundo, necesitamos cambiar drásticamente nuestra educación.

Ese cambio supone también darle la vuelta a la narrativa. Debemos dejar de ser las víctimas y comenzar a pensarnos como forjadores de nuestro propio destino. Allí también se equivoca el Presidente, porque en lugar de aprovechar su liderazgo para impulsar a México hacia el futuro, tiene a la mitad del país quejándose por el pasado y a la otra protestando por el presente. De verdad: así no se puede abatir la pobreza.
Imprimir
COMENTARIOS