×
Norma Alvarado
Norma Alvarado
ver +
Lic. Norma V. Alvarado Martínez / [email protected] / Twitter: @NORMAVALVARADO / Facebook: Norma Alvarado. / Estudio Ciencias de la Comunicacion, es catedratica en la Universidad Autonoma del Noreste y en la Universidad Vizcaya de las Americas.

" Comentar Imprimir
01 Octubre 2017 04:00:00
¡Abrazote de oso!
“Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más”.

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

¿Cuántas veces has sentido la necesidad de ser abrazado? ¿Nunca? ¡No te creo! Y es que un abrazo en momentos de alegría, triunfo, felicidad, júbilo y sobre todo de tristeza, aflicción o pena esta pequeña acción…

puede hacer verdaderos milagros. Dice el diccionario que el abrazo es una muestra de amor o saludo, realizado al rodear con los brazos, ya sea por encima del cuello o por debajo de las axilas, realizando una ligera presión o constricción, siendo este de duración variable. Un abrazo indica, generalmente, afecto hacia la persona que lo recibe, aunque algunos autores lo relacionan con un significado parecido a la condolencia o el consuelo. Cuando alguien te abraza, no solo es agradable corporalmente, también es necesario para el bienestar emocional y psicológico.

Es mentira si me dices que no te gusta sentir un abrazo fuerte y rico, nos hace sentir queridos, amados, confortados, apapachados. Generalmente cuando recibes un abrazo no estás consciente del bien que te hace. Existen muchos estudios sobre este tema y sobre el poder que tiene el tacto en las relaciones humanas. Un libro que explica fácilmente lo anterior es precisamente: “El poder del tacto: El contacto físico de Phyllis K. Davis”. Explica 4 puntos:

Si soy tu bebé, Tócame. Necesito tanto que me toques. No te limites a lavarme, cambiarme los pañales y alimentarme, Acúname cerca de tu cuerpo, besa mi carita y acaricia mi cuerpo. Tu caricia relajante y suave expresa seguridad y amor.

Si soy tu adolescente, Tócame. No creas que, porque sea casi adulto, no necesito saber que aún me cuidas. Necesito tus brazos cariñosos y tu voz llena de ternura. Cuando el camino se vuelve duro, el niño que hay en mí te necesita.

Si soy tu compañero sexual, Tócame. Podrías creer que basta la pasión, pero sólo tus brazos rechazan mis temores. Necesito tu toque de ternura que me da fe, y me recuerda que soy amado, porque soy como soy.

Si soy tu padre anciano, Tócame. Como me acariciaban cuando era pequeño. Coge mi mano, siéntate cerca de mí, dame tu fuerza y calienta mi cuerpo cansado con tu proximidad. Mi piel está arrugada, pero goza cuando es acariciada. No tengas temor. Solo tócame.

El contacto físico es parte esencial en la vida de todo ser humano. Todos estaríamos mejor si abrazáramos y nos dejáramos abrazar. Conozco personas que no saben… que no pueden abrazar a su madre a su padre, a su hermano, hijo, etc. Por años o nunca han ofrecido su abrazo… ojalá y recapaciten porque mañana será demasiado tarde, y luego vienen las culpas, los enojos…pero esa es otra historia. ¿Qué triste verdad? Algo tan simple, tan sencillo como abrazar y tan importante para el desarrollo armónico y equilibrado de las personas. Algunos autores comparan el contacto físico, con necesidades fundamentales del ser humano como el alimento y el agua. Existen formas y llevan nombre como: El abrazo del oso, el de mejillas, con forma de A, abrazo sándwich, impetuoso, grupal, de costado, por la espalda, de corazón, abrazo a la medida y abrazo zen, entre otros.

¡Entonces… manos a la obra! ¡Abraza a tu esposa, hijo, hermano, a quien tú quieras…pero abraza yaaaaa! ¡Feliz domingo e inicio de mes…aquí tienes mi abrazote de oso!

¡Abrazote de oso!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2