×
Cristina Orozco
Cristina Orozco
ver +

" Comentar Imprimir
30 Septiembre 2017 04:08:00
Absurdo septiembre
En las últimas 24 horas, los sistemas de monitoreo del volcán Popocatépetl identificaron exhalaciones y explosiones. Los desastres naturales siguen sacudiendo la vida y la conciencia de los mexicanos.

Absurdo. En septiembre, mes de la Patria, territorio y Gobierno están en crisis provocando reacciones colectivas. El efecto del resquebrajamiento está en marcha.

A partir de las catástrofes del 7 y 19 de septiembre quedó demostrado que una transformación radical en la reconstrucción del país es inminente. Al derrumbarse las estructuras físicas de calles y edificios, las irregularidades de las edificaciones también se revelan, desplomando la poca credibilidad que sostenía a la clase política. Ellos, andan tranquis, pues ya se van, preparan su airosa salida, sin esquinas, ni topes o frenos, burlan las normas éticas y, bajo el lema: “el que no transa no avanza”, dejan al país en ruinas.

Se sabe que el ciudadano, al ser consecuente con la impunidad, alimenta y facilita la corrupción de la clase política. Los partidos reciben millonadas para sus campañas para ser elegidos, son votados, pero ganan desde la ilegalidad, planeada y manipulada desde el mismo proceso democratico (como en Coahuila); utilizan los recursos públicos como propios, hacen lo que les viene en gana y se van, al tiempo que los ciudadanos pecamos de condescendencia, pues aplaudimos en las campañas, votamos, sobrellevamos la administración, nos quejamos en familia del pésimo Gobierno y, derrotados admitimos que siendo víctimas de algún delito o desastre no sirve demandar justicia, pues enfrentamos ineficiencia, dilación de procesos y burocracia, pero con la firme esperanza de que un día todo va a cambiar y tendremos un buen Gobierno.

A 3 años de Ayotzinapa no hay versión oficial de lo acontecido ni hay culpables. Las demandas prescriben. Con alevosía y ventaja, se integran mal los expedientes o los colocan abajo del montón. La impunidad es expedita, la justicia, no. Este es el sistema, nuestro patrón absurdo de Gobierno.

Albert Camus (1913-1960), novelista y ensayista. Algunas de sus novelas famosas son: El Extranjero, El Malentendido, Calígula, y El Mito de Sísifo. Las llamó “el ciclo del absurdo”. La obra del escritor se centra en la noción de lo absurdo y afirmó que: “el absurdo no está en el hombre ni en el mundo, pero en su confrontación es la indiferencia al futuro y la pasión de agotar todo lo dado”.

En la mitología griega, Sísifo fue un rey mortal. Los jueces infernales resolvieron que, a fuerza de empujones, tendría que rodar una enorme roca hacia la cima de una montaña, cada vez que logra ascenderla se le resbala, vuelve a rodar abajo y vuelve a subirla. Así permanece Sísifo pagando en la eternidad el castigo.

México debe salir de lo absurdo. Los sobrevivientes de los sismos, con la pena como cobija, no tienen casa ni trabajo, y papá Gobierno: ¿on’ ta?... Lo que sí se ve es el cinismo político modificando leyes a su antojo. Se ve que tratan de distraer nuestra atención, se ve que se van confiados en que el próximo Gobierno tape sus desfalcos y en un cajón expiren sus delitos.

La crítica sacudida que nos dejó septiembre movió conciencias ciudadanas, se siente en los comunicadores de medios, organismos sociales civiles, jóvenes y algunos magnates del mundo empresarial. Aunque Policía, Ejército, delincuencia y Gobierno le hagan unidos al vivo, cierro el escrito como hace Fernanda Familiar en su programa de radio:

“Somos más los buenos”.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2