×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
28 Enero 2018 04:10:00
Abuso de confianza
MIS QUERIDOS AMIGOS: esperando que Dios los lleve de su mano en todo momento junto a sus queridas familias, pues después de un fin de semana muy lindo lleno de risas, amigos, familia, eventos bellos a los que asistí, agradezco a Dios por esas bellas vivencias que nos reconfortan el alma y nos llenan de tanta alegría y esparcimiento.

También hay otra parte que nubla en ocasiones la vida, me refiero al abuso de confianza, que seguro todos en algún momento hemos pasado una o varias veces por situaciones de esta índole, donde entregamos toda nuestra confianza en otra persona, porque nos pareció buena, educada, confiable, que con su labia nos llevó a manipularnos de tal manera que nos dejamos llevar, y ya para cuando acordamos, zaz!!! Nos defraudaron, anímica y económicamente.

La más dolorosa para mí es sin duda la primera, la anímica, ya que están los sentimientos pisoteados, se ve uno vulnerable, burlado, engañado, en fin, se siente de la patada amigos, ¿o no?

Sin embargo , todo lleva su aprendizaje, su enseñanza, como todo en la vida, algunos dirán, te lo buscaste por confiada, o confiado, por mensa, por ingenua e inocente, por creer que todos o todas son como tú de bien intencionada, y crees que todos son así, buenos, sin malicia, etc.

Y ahí vienen los asegunes y particularidades de cada caso de abuso de confianza, si eran pareja, si son los mejores amigos, si eran familiares, jefes, la señora de la limpieza, algún conocido, tu hermano, incluso tus padres, suegros, cuñados, en fin.

Me vienen algunas preguntas , ¿Por qué confiamos tanto? ¿Por qué creemos que todos van a actuar como lo hacemos nosotros? ¿Por qué somos tan permisivos? ¿Por qué dejamos pasar los días si vemos que no se está cumpliendo con lo acordado?

¿Existe aún la palabra de honor dada en alguna negociación o promesa de cualquier índole?

Si bien es cierto que todos diferimos en formas de pensamiento y con ello de diferentes formas de reaccionar y de accionar, lo que sí a nadie nos gusta y poco somos tolerantes a ser engañados y burlados, sin embargo, uno mismo es quien decide confiar, por algún motivo, que habrá que ver hacia adentro de nosotros mismos, ¿qué nos pasa?

Sabemos que todos pueden ser diferentes y en ese tenor por qué no tomar providencias, antes que pase algún infortunio, como el robo con engaño y por qué no hasta la seducción.

En fin, el pro pósito de este escrito que les comparto amigos queridos, es para que estemos más conscientes de que no todos son como nosotros, con principios y valores, que actuamos con honestidad, que ayudamos en lo que podemos y en lo que no, vemos la viabilidad que se cubra con otras instancias u otros amigos empáticos con el tema.

Lo importante aquí es preguntarnos , ¿para qué sucedió? ¿Qué aprendizaje me tiene este hecho lamentable de abuso de confianza? ¿Por qué lo permití? Ir hacia nuestro interior y ver de qué carecemos para tanta permisión yno denunciar a tiempo las situaciones de abuso de cualquier índole.

Hay ocasiones que no de pende directamente de nosotros, que hay terceras personas o empresas que son los responsables y también abusan al grado de tener que llegar a demandas y demás, que pudieron evitarse con una comunicación asertiva, sin el afán de hacer daño ni mucho menos.

Redoblar los valores en uno y dar ejemplo de ello, si las cosas no salieran como pensamos y planeamos. Ver un plan B para resolver, quedando claro que la idea es llevar una vida llena de paz y buenas acciones para con todos en la vida, así recibiremos bendiciones abundantes.

De todas maneras cuidemos nuestra vida, familia e intereses y bienes, seamos más cautelosos, más vale pecar de desconfiados que de confiados.

Sin embargo habrá que tomar en cuenta que si se incurre en un delito y nosotros otorgamos la confianza, habrá que acudir a las instancias legales para su resolución, amigos queridos.

Así que , amigos y familia , empezando por mí, papelito habla, eso que ni qué y a veces ni con eso. Cuentas claras, amistades largas, “Sí señor”.

Reciban un abrazo fraterno y bendiciones de su amiga terapeuta Verónica, hasta la próxima y Diosito por delante.

Consultas
Previa cita
(844) 227 7066
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2