×
Georgina Cano
Georgina Cano
ver +

" Comentar Imprimir
05 Noviembre 2017 04:06:00
Activismo ciudadano
En la presente legislatura hemos trabajado para crear y reformar leyes tendientes a garantizar el reconocimiento y respeto a los derechos humanos.

Sin embargo, constantemente surgen preguntas como la siguiente: ¿por qué sigue habiendo niños maltratados, mujeres violentadas, adultos mayores abandonados, personas con discapacidad discriminadas? Sin duda siempre habrá oportunidad de mejorar nuestro marco legal, implementar políticas públicas, medir los resultados y seguir trabajando para que las violaciones a los derechos humanos disminuyan.

El respeto y garantía de los derechos humanos es tarea de todos. Me preguntaron qué opino sobre disciplinar a los hijos con la famosa “chancla”. Pareciera que antes los niños eran mejor portados y que los métodos para disciplinar eran más efectivos que los que se utilizan actualmente. En mi opinión la disciplina no provenía de la chancla o del cintarazo, sino del acompañamiento de los padres y la familia hacia los niños y niñas. Siempre había alguien en casa pendiente de sus acciones, la madre, el padre, los abuelos o tíos, quienes constantemente reforzaban en ellos los valores.

Hoy el estilo de vida ha cambiado. Sabemos que no es correcto disciplinar con violencia, pero en algunos casos la disciplina y los valores brillan por su ausencia. Si no enseñamos a los niños qué es correcto y qué no nunca lo van a aprender, y entonces vemos situaciones en donde los padres simplemente pierden la paciencia, y ante el mal comportamiento de los hijos actúan con violencia extrema sin que el niño comprenda el porqué.

En alguna ocasión leí un libro que decía que los niños son como cavernícolas, sobre todo en la etapa de los “terribles dos” años de edad. Harán lo necesario para satisfacer sus necesidades de atención, frío, sueño, el deseo de tener algo que está en manos de alguien más y es tarea de los padres enseñarles las reglas de convivencia social. Ahí se señalaban algunas opciones para disciplinar como el tiempo en aislamiento durante uno, dos, tres o cuatro minutos dependiendo de la edad del pequeño. Hay múltiples recursos para disciplinar sin violencia.

Esperamos que los maestros los eduquen en todos los aspectos, pero los principios de la educación y los valores deben venir principalmente de casa. Es tarea de los padres educar a nuestros hijos con perspectiva de género, respetar a los mayores y a todas las personas, enseñarles que todos somos iguales, que ellos son sujetos de derechos, pero también de obligaciones y que sientan la confianza de acudir a sus padres o a algún mayor cuando sientan que algo no está bien.

Denunciar cuando tenemos conocimiento de violaciones a los derechos humanos es tarea de todos. Cada uno de nosotros podemos hacer algo para que los derechos de todas las personas sean respetados. Exigir de las autoridades que pongan en funcionamiento el aparato legal para hacer valer los derechos de todos está en nuestras manos.

Coahuila ha sido vanguardista en legislación y políticas públicas para atender estos temas trascendentales. Es importante reflexionar en que, si no hacemos algo para proteger los derechos de los demás, tal vez un día mis queridos lectores podríamos estar en su lugar y desearíamos que alguien interviniera para ayudarnos. Para la construcción de una mejor sociedad la tolerancia puede ser el principio, pero el respeto, la empatía y el activismo son fundamentales.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2