×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
11 Junio 2017 03:10:00
Adiós a la credibilidad
DICEN QUE EL PRIMER SÍNTOMA de algún padecimiento es negarse a reconocerlo, así como está sucediendo con la crisis de credibilidad en la que estamos inmersos, que no la reconocemos y suponemos que por el simple hecho de negarla, deja de existir.

VIVIMOS UNA CRISIS DE CREDIBILIDAD que nos está rebasando, en la que la duda crece, la sospecha avanza, la desconfianza aumenta y ya está dañando severamente nuestras instituciones.

ES UNA CRISIS DE CREDIBILIDAD con varios actores perversos, empezando por la impartición de justicia cada vez más sospechosa, que se vende al mejor postor, en la que los peces gordos de la megadeuda nadan libremente mientras que las sardinitas que se roban un desodorante son atrapadas. Justicia laxa con las empresas fantasmas que desvían recursos públicos y no son molestadas, mientras a los automovilistas que no traen placas les decomisan sus vehículos con todo el peso de la Ley.

CRISIS DE CREDIBILIDAD GENERADA POR las falsas promesas de combatir la corrupción y la impunidad mientras vemos cómo diferentes funcionarios acumulan verdaderas fortunas y cuando son cuestionados se ofenden porque, dicen, se les mancilla su honor.

CRISIS DE CREDIBILIDAD OCASIONADA POR las mentadas reformas estructurales, desde la energética que encareció el precio de los combustibles al consumidor, pero beneficia a los dueños del capital nacionales y extranjeros; por la reforma fiscal que se ensaña con quienes pagamos impuestos mientras privilegia a las grandes empresas con millonarias devoluciones; por la reforma educativa, en manos de inexpertos, que no avanza ni convence.

CRISIS DE CREDIBILIDAD PROPICIADA POR la sospechosa negativa de las autoridades para desarrollar y promover policías profesionales, confiables para cumplir con su obligación de proporcionarnos seguridad; en cambio, tienen fuerzas arbitrarias, prepotentes y represoras que con toda impunidad se ensañan con los débiles. Crisis de credibilidad política generada por la ausencia de ética y transparencia de los partidos y de los diputados, que están más preocupados por sus interés particulares que por el bienestar común, que no saben ser plurales ni quieren ser incluyentes. Crisis de credibilidad hasta en los medios de comunicación oficialistas, parciales y que trafican con verdades a medias.

PERO SOBRE TODO, CRISIS DE credibilidad electoral provocada por las mismas autoridades, desde el INE hasta el IEC. Basta recordar cómo hace unos meses el consejero del INE, Benito Nacif, defendió como gladiador su salario millonario cuando intentaron rebajarle 10 por ciento, pero ante las irregularidades de hace una semana – que calificó como “algo normal”- se ha hecho ojo de hormiga.

DESCONFIANZA PLENA EN ESAS AUTORIDADES electorales que –como señala Jenaro Villamil- han propiciado que en México el mayor autoengaño político sea la creencia de que las elecciones son libres, democráticas y equitativas. Donde el fraude electoral ya no sólo lo aplica un partido: el PRI, que ya se ha “normalizado” como práctica en el PAN, PRD y otros, ante la certeza de que el voto es una mercancía y no un derecho, y que la “alquimia” es una franquicia exportada por el PRI.

FALTA DE CREDIBILIDAD OCASIONADA POR esas mismas autoridades electorales que se han negado rotundamente a que, ante resultados electorales cerrados como los actuales, haya una segunda vuelta, en la que –como sostiene el reconocido estudioso sobre la teoría democrática, Giovanni Sartori- se tendría que escoger a un candidato que sea una segunda preferencia o que sea el que menos desagrade, pero como una elección personal, no del partido o de la mafia. Una segunda vuelta en la que ya no tendrían cabida los mini partidos que sólo atomizan el voto.

VIVIMOS UNA CRISIS DE CREDIBILIDAD provocada por unos procesos electorales avasallados por la elección de Estado, el turismo electoral, el peculado electoral, la compra y coacción del voto, el uso parcial de los medios para la guerra sucia, la desinformación en redes, las llamadas telefónicas para inhibir el voto, el acarreo de votantes y retiro de credenciales de elector, el conteo rápido manipulado y el conteo alterado del PREP, entre otras tantas mapacherías.

FRENTE A ESTA CRISIS DE credibilidad y de cara a los comicios del próximo año, el académico Sergio Aguayo –el mismo que fue demandado por Moreira - pronostica que para 2018 habrá elección de Estado y sin ningún disimulo la orquestarán el gobierno de Peña, el PRI y sus aliados, y a medida que vaya apareciendo la información sobre el operativo en medios y redes, Córdova y asociados seguirán cantándole a la pureza de los comicios creyendo, erróneamente, que haya alguien que se los tome en serio.

Desafortunadamente eso ya los estamos viendo aquí, con las trapacerías del IEC y la autoridad bandarra que lo manipula. Desafortunadamente, mientras la falta de credibilidad en nuestras instituciones avanza, nos alejamos de la legalidad para internarnos en el reino de la ley del más fuerte, la ley de la selva, rumbo a la tormenta perfecta.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2