×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
22 Marzo 2018 04:00:00
Adiós al mundo del juguete
El Santo no pudo contra Super Mario Bros ni la cascarita de futbol en la calle contra el FIFA 2018, o el tochito entre cuates contra la NFL en una consola de videojuegos.

Hoy usted puede recordar los juegos de antaño, de nuestra época, como la clásica caja de zapatos con llantas jalada con un lazo de ixtle haciendo emocionantes recorridos, o cuando jugaba al trompo, al yoyo, al juego de la oca, serpientes y escaleras, la lotería o los carritos de madera con sus redilas. Quizá la carrera de carritos metálicos en donde hacíamos las pistas para recorrer a través de garnuchazos, que fueron desplazados por los vehículos de pedales, de pilas, de control remoto y ahora los eléctricos que no requieren de esfuerzo alguno.

La lucha entre el juguete tradicional y la moderna propuesta realizada por los grandes corporativos como Microsoft y Sony suple una necesidad de los padres: que los hijos se entretengan en la casa sin tener que cuidarlos y sin dar lata, pero el costo de las nuevas “nanas” es elevado.

La industria del juguete mexicano tradicional está en plena extinción, no obstante sus esfuerzos por competir contra los videojuegos. Tan sólo en los primeros 10 meses de 2017, el valor de las ventas sumó 277 millones de pesos, un incremento de 8% frente al mismo periodo de un año antes. Se trata de su mayor alza en cinco años para dicho lapso, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Por su parte, la consultora The Competitive Intelligence Unit señala que en 2017 el mercado de videojuegos tuvo un valor de 24 mil 777 millones de pesos, lo que representó un crecimiento de 8.4% respecto del año inmediato anterior. Pero al comparar la diferencia existente entre los videojuegos y el juguete tradicional mexicano, las cifras muestran que el monto de ventas de consolas y portátiles es 89.4 veces mayor al de juegos tradicionales.

The CIU estima que sólo durante la temporada de ofertas del Buen Fin, el gasto por concepto de videojuegos fue de 4.77 mil millones de pesos. En las fechas de-cembrinas, el gasto realizado por los mexicanos ascendió a 7.21 mil millones de pesos. De esta forma, el consumo generado entre noviembre y diciembre representó 48.8% del total anual.

Al buscar datos recientes de la industria juguetera nacional, no hubo cifras disponibles y del juguete artesanal apenas hay algunas menciones de su presencia. La escasa disponibilidad de información es una evidencia fehaciente de que esta industria se encuentra en medio de los estertores de la muerte.

De acuerdo con The CIU, un gámer mexicano juega seis horas diarias y se estima que en el país hay 47 millones de jugadores de video activos, lo que representa casi 40% de la población, de acuerdo con la misma consultora. Ahora, cuántas horas un niño promedio mexicano juega con sus muñecos de El Santo o Blue Demon, cuántos salen a echar una cascarita de futbol o cuántos participan en un tochito callejero. En contraparte, cuántos juegan FIFA 2018 o Super Mario Bros.

The Competitive Intelligence Unit informa también sobre la tenencia de consolas de videojuegos en México: Microsoft, 60.6% con el XBox 360 como el más popular con 28.6%; Sony, con 28.7%, con el Playstation 4 (12.6%) y el Playstation 3 (10.3%). Nintendo no aparece con números significativos.

Aunque se quiera tener un ambiente optimista sobre la industria mexicana del juguete y la artesanal, su presencia es apenas notable y todo parece anticipar que su fin está cada vez más cerca, empujado por el avance de la tecnología.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2