×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
30 Octubre 2015 03:07:20
Adiós, IEPC
En el 2001, en Coahuila se publicaron innovadores ordenamientos en materia político electoral, en los cuales se contemplaba principalmente la creación de un instituto electoral verdaderamente autónomo, capaz de organizar las elecciones estatales e impulsar la participación ciudadana para acceder a las nuevas figuras electorales de plebiscito, referendo e iniciativa popular, contempladas en la Ley del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, Ley de Medios de Impugnación en Materia Político-Electoral y de Participación Ciudadana de Coahuila, y Ley de Instituciones Políticas y Procedimientos Electorales para el Estado de Coahuila.

En cumplimiento a dichas normas se creó el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Coahuila (IEPC), del cual se dijo, sería un organismo público autónomo, independiente en sus decisiones y funcionamiento, profesional en su desempeño, dotado de personalidad jurídica y con patrimonio propio, capaz de garantizar la celebración libre, auténtica y periódica de las elecciones para renovar a los integrantes del poder Legislativo y Ejecutivo, y de los ayuntamientos; el instituto se encargó de ocho procesos electorales ordinarios y dos extraordinarios.

En la realidad, la presunta autonomía del IEPC nunca pudo demostrarse, ya que desde su creación se le vio subordinado al Poder Ejecutivo, en todo momento le fueron señalados los estrechos vínculos de algunos de sus consejeros con el gobierno en turno, al punto de que el primer presidente del IEPC, después de organizar las elecciones de gobernador donde resultó ganador Humberto Moreira, renunció para desempeñarse como secretario de Gobierno.

De igual forma, los esfuerzos del actual presidente por apegar sus acciones a los principios de legalidad, certeza, independencia, imparcialidad y objetividad que debían regir la conducta del organismo, fueron siempre insuficientes, dada la soberbia del partido en el poder que comúnmente ventilaba por adelantado, en los medios de comunicación, los parámetros que debía seguir, por medio de su maniatado presidente.

Esta conducta de subordinación por parte del IEPC, se vio también en diversos institutos electorales locales de otros estados, lo que ocasionódesconfianza de la ciudadanía que, elección tras elección, no dudaba en renunciar al derecho de sufragar en rechazo a las acciones de los institutos.

A fin de contrarrestar la intrusión de los gobernantes en ellos, se aprobó una reforma electoral por medio de la cual se crea el Instituto Nacional de Elecciones (INE), mismo que tendrá a su cargo la organización de los procesos federales y locales por medio de los Organismos Públicos Locales (Oples).

La creación del Organismo Público Local de Coahuila viene a sepultar a este impróspero Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Coahuila, el cual este sábado 31 de octubre dejará de funcionar. Resta esperar que este nuevo instituto entienda que la única manera de abatir los lamentables índices de abstencionismo es por medio de la confianza de los ciudadanos, la cual tendrán que ganarse día con día a través de las actividades que realicen y las decisiones que tomen, ademásde trasparentar todas y cada una de las acciones que se ejecuten en el seno del Consejo General de esta nueva institución, lo que sin duda alguna le faltó al agonizante IEPC.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add