×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
20 Agosto 2017 03:10:00
Adiós Superméndez
A FINALES DE LA DÉCADA DE los 80’s apareció publicada en un diario de Monclova una tira cómica titulada Superméndez, el único superhéroe de Monclova y la región, incluyendo San Buena. Cada domingo, durante tres años, Méndez -que se transformaba en Superméndez al gritar “chiquiscuás”- aparecía enfrentando entuertos en compañía de Pier Charand y Obdulia, entre otros.

AQUELLOS PERSONAJES ESTABAN BASADOS EN gente de la vida real, en compañeros y en conocidos. Méndez –y por ende Superméndez- era Toño Méndez, quien este viernes pasado falleció en la Ciudad de México a los 57 años.

ORIGINARIO DE LA CALLE MANUEL Acuña, de El Pueblo, ‘Toño’ trabajó durante los últimos 35 años en la promoción del arte y la cultura en la capital del país, donde fue amigo y conocido de grandes artistas plásticos y escritores, a quienes siempre ayudó y promovió.

POR SER HIJO DE UN trabajador de la Sección 147, ‘Toño’ fue becado para estudiar Letras en la Uni de Nuevo León. Por tal motivo, un verano a principios de los 80’s, al venir a Monclova para hacer su servicio social, fue asignado a la oficina de Difusión de AHMSA. Años más tarde, cuando se graduó, fue contratado ahí como redactor de la revista AHMSA Avante. Las oficinas de Difusión de esa época estaban en el Edificio Ibarra, a un costado de La Especial, donde se editaban diferentes publicaciones y se producía el material gráfico de la entonces paraestatal. Aquel equipo de Difusión estaba integrado por Luis Cepeda, los hermanos Gutiérrez, Miguel Ángel López, Juan Guerra, Mario Niño, Oralia Alvarado, Chuy López, Gerardo Grimaldo y ‘Beto’ Rentería, entre tantos.

A MEDIADOS DE LOS 80’S vino a Monclova Luis Barranco para escribir un libro de la historia de AHMSA. Con el apoyo de la oficina de Difusión empezó a recopilar información y fotografías y al poco tiempo don Luis solicitó se le asignara a ‘Toño’ como asistente para terminar el libro. Por cierto, mucha de aquella información fue descartada por “dañar” la imagen de algunos personajes de aquella historia. Fue en esa época cuando Barranco, entre sus tribulaciones, sugirió la creación de Superméndez.

CUANDO LUIS BARRANCO REGRESÓ A México, invitó a ‘Toño’ para irse a trabajar a la Ciudad de México, al Museo Carrillo Gil, con Silvia Pandolfi –quien había sido la principal asesora de la señora Pape para la creación del Museo Pape. Al poco tiempo ‘Toño’ consiguió una beca y se fue a estudiar a España para luego regresar al Carrillo Gil donde llegaría a ser subdirector; luego trabajó en el Museo Rufino Tamayo, fue coordinador de artes plásticas de Bellas Artes en el sexenio de Fox, después fue responsable en la Secretaría de Relaciones Exteriores en lo relacionado a exposiciones internacionales y hasta el jueves pasado responsable de comunicación social de Bellas Artes.

A PESAR DE LLEVAR MUCHOS años fuera de Monclova, ‘Toño’ apoyó diferentes proyectos desde la Ciudad de México. Tal fue el caso a mediados de la década de los 90’s cuando el escultor Sebastián realizó la escultura Tsuru, con acero de Monclova; ‘Toño’ fue el enlace y quien consiguió las fotos de las esculturas de Sebastián–tomadas por el maestro Bostelman- con las que se editó un calendario muy elogiado. Hace tres años apoyó la realización de la Feria del Libro del Pape convenciendo al hijo de El Santo para venir a Monclova y a Federico Campbell para rendirle un homenaje al escritor Daniel Sada, originario de Sacramento, resaltando el nombre de Monclova en el mundo de la cultura internacional.

EL AÑO PASADO, CUANDO SE le otorgó a Raúl Flores Canelo el reconocimiento de ciudadano distinguido post-mortem, ‘Toño’ fue el enlace entre el Alcalde y Magnolia viuda de Flores –directora del Ballet Independiente-, para que se presentara aquí dicho ballet con motivo del cambio de nombre del Teatro de la Ciudad. ‘Toño’ ya no pudo asistir a ese evento por la enfermedad que le aquejaba desde hacía algunos años, aunque seguía trabajando.

‘BETO’ ROJAS DICE QUE ‘TOÑO’ era políglota ya que se le pegaba el acento de los lugares donde había vivido. Hablaba a la perfección el monclovense, el chilango, el gallego y el acuñense –había trabajado en una agencia aduanal en Acuña.

EL JUEVES PASADO TODAVÍA HABLAMOS por teléfono por motivos de trabajo; dijo sentirse bien, estable y que tenía que conseguir una tela para confeccionarle los pantalones de la secundaria para su hijo, porque no había de su talla. Doce horas más tarde se le detuvo el corazón. Le sobreviven su mujer Wendy y sus hijos Carlos y Ariana. Ahora sí, Superméndez llegó a su fin.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2