×
Sonia Villarreal
Sonia Villarreal
ver +
Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación. Regidora en el Ayuntamiento de Piedras Negras. Secretaria General del Comité Municipal del PRI. Secretaria Técnica del Ayuntamiento. Directora General de Desarrollo Social en el Municipio. Directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Secretaria de la Secretaría de las Mujeres en el Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza. Actualmente Diputada Local por el XVI Distrito Electoral, y Presidenta del Comité Municipal del PRI.

" Comentar Imprimir
19 Agosto 2017 04:00:00
¿Aferrarse al Tratado?
Como sabemos, este miércoles dio inició la negociación del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá. Desde la llegada de Trump a la Presidencia ha amenazado con que impulsará grandes cambios en este Tratado o, de lo contrario, sacará a Estados Unidos.

Este tema, en lo personal me parece sumamente interesante e importante para el futuro de nuestro país, sobre todo visto en retrospectiva. Contrario a lo que sucedió de 1991 a 1993 cuando las voces opositoras en México como Andrés Manuel López Obrador y Cuauhtémoc Cárdenas, decían que Carlos Salinas iba a vender México y que llevaría al país a la quiebra, ahora funcionarios del gobierno, representantes de sector empresarial y legisladores de distintas fuerzas políticas, se han unido con el objetivo de defender el Tratado de Libre Comercio (TLC ahora TLCAN) en la renegociación que ya comenzó.

Hoy sabemos que ellos se equivocaron y que Salinas tenía razón. Antes del TLC, México contaba con una balanza comercial que favorecía a Estados Unidos, y ahora nos favorece a nosotros en 64 mil millones de dólares y eso tiene muy enojado y dolido a Trump.

Según el Banco Mundial, en México se crearon 10 millones de empleos ligados en 50 por ciento a la actividad exportadora, en la que se pagan salarios 40 por ciento por encima del promedio nacional, y antes de TLC, las exportaciones mexicanas representaban 12.14% del PIB, y en 2015, se alcanzó más de 35%, además la Inversión Extranjera Directa (IED) tenía un déficit de más 100,000 millones de dólares, y después de la firma del tratado, la IED alcanzó más de 22,000 millones de dólares en su punto más alto en 2012 aunque ha tenido variantes.

Antes del TLC, 57 por ciento de las exportaciones correspondían a hidrocarburos, y hoy por hoy, solo el cinco por ciento de las ventas mexicanas al vecino país de Estados Unidos, son petróleo.

Ayer precisamente leía un artículo en un periódico nacional, donde explican un estudio reciente (junio 2017) de JPMorgan, que dice que 37 por ciento de las exportaciones mexicanas son maquinaria electrónica y de otras industrias, 25 por ciento son vehículos y 24 por ciento autopartes. Sólo cinco por ciento corresponde al petróleo y se demuestra, a lo largo del análisis, como México exporta más manufacturas que toda América Latina junta.

Y no solo eso, en aquel tiempo, las corrientes de oposición decían que el campo mexicano iba a morir de hambre y que iba a desaparecer y pues no, resultó totalmente al revés. Antes del TLC, México tenía un déficit comercial de mil millones de dólares en productos agropecuarios con Estados y ahora en cambio, el saldo comercial favorece a nuestro campo en tres mil 204 millones de dólares (cifra de 2016).

Claro que el TLC no ha sido ni será la solución a todos los problemas del país, definitivamente no, pero no podemos negar que ha sido una herramienta extraordinaria. Por eso, ante la pregunta de si debemos “aferrarnos” o no al tratado solo tiene una vuelta, valdrá la pena mientras siga siendo una herramienta que ayude a promover el desarrollo y las condiciones sigan siendo favorables para nuestro país…Y tú ¿Qué opinas?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2