×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
06 Junio 2018 04:00:00
Agravio al libre comercio
De acuerdo con la teoría económica, cuando dos o más países desatan una guerra comercial se tiene claro que todos pierden. Lo que sucede hoy en día en los Estados Unidos es aberrante; y es que tras el establecimiento del 25% de arancel al acero y el 10% al aluminio a las importaciones, la señal fue clara y sorprendió a todos países pertenecientes a la Organización Mundial de Comercio (OMC), toda vez que esta medida proteccionista empleada por Donald Trump protege a los productores de material siderúrgico dentro de su país.

Es decir, hay países que tienen ventajas económicas sobre otros, hablando del acero, un claro ejemplo es China, que cuenta con una alta gama de producción, lo cual genera que la producción del material siderúrgico sea más barata y subsecuentemente se venda a menor precio en los mercados internacionales, como hasta ahora se adentraba en Estados Unidos.

¿Qué hace Estados Unidos, al ser el mayor consumidor de acero en el mundo? Eleva la tasa arancelaria sobre ese mismo producto para que el extranjero deje de ser atractivo para los consumidores dentro de su país, es decir, empleando una medida proteccionista para que consumidores paguen tarifas adicionales que elevan el costo de su producto al querer introducirlo a su país.

¿Competencia desleal?, júzguelo usted, ¿Propuesta política firme ante sus electores?, no lo sabemos. Lo que sí sabemos es que nuestro país se ve afectado por ello, ya que somos exportadores de acero y productos de aluminio en el país vecino; ante eso, por Decreto del Diario Oficial de la Federación, se estima que en la medida de lo posible se compense el daño, y que de la misma manera los productos que provengan de Estados Unidos a nuestra nación se gravarán con tasas iguales. México en la actualidad es de los mayores importadores en productos americanos, tal es el caso de la manzana, el maíz de engorda, piernas y paletas de cerdo, quesos, whisky y embutidos en el que le damos preferencia al productor estadunidense, ante ello la Secretaría de Economía decidió castigar estos productos provenientes de Estados Unidos y se decidió aplicar aranceles en la misma medida de las afectaciones y en la medida de sus posibilidades legales ante la OMC, posiblemente detonando una guerra comercial.

Represalias que sólo sirven de paliativo ante la ofensa recibida, y que al final de cuentas afectan al destinatario final, es decir, si el producto extranjero ingresa a un país con políticas económicas que vulneran el libre comercio, el producto se encarece, el comerciante lo vende aún más caro y el consumidor o destinatario final lo compra a un precio mayor. Un ejemplo de ello, los vendedores de whisky en nuestro país, comercios que derivado de la respuesta de nuestra nación tendrán que elevar los precios, afectando sus ventas y ganancias. Además, de que se incrementa el riesgo de la aparición de mercados negros, con la venta de vino adulterado, o bien, el contrabando, afectando directamente al comercio y empleo formal de nuestro país.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2