×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
12 Febrero 2015 05:08:50
Aguirre… otro manotazo
Enrique Peña Nieto sigue muy enojado con el gobernador con licencia de Guerrero, el “perredista” Ángel Heladio Aguirre Rivero, y no precisamente porque éste abusó desde el primer día de su administración en eso de hincarle el diente al erario, por el nepotismo desaforado (93 familiares directos en la nómina) y su descarada pretensión de prolongar su influencia (para hacer negocios) vía su amigo Sofío Ramírez, el senador que busca la candidatura del PRD al Gobierno del Estado y de su propio hijo, Ángel Aguirre Herrera, como candidato a la alcaldía de Acapulco, sino porque hizo lo único que resulta imperdonable de acuerdo con los códigos vigentes en las más altas esferas del poder: “embarró” al Presidente.

Sí, por los hechos los gobernadores pueden hacer literalmente lo que les venga en gana, incluso depositar los recursos del estado en una institución de crédito de la que se es accionista (como el gobernador de Chihuahua, César Duarte, experto en opacidad y megaendeudamiento), pero nunca deben permitir que sus yerros, omisiones y excesos afecten la imagen del Presidente y mucho menos le causen problemas de la magnitud del de Ayotzinapa.

El horno no está para bollos, básicamente porque los niveles de indignación social y de críticas hacia el desempeño de la administración peñista no han disminuido un ápice y por el hecho de que los vecinos del norte están muy interesados (coyuntural y extraordinariamente) en sacar a flote, evidenciar la clase de gobernantes que padece México (como es el turno del ex gobernador de Oaxaca, José Murat); lo que urge entonces es un golpe mediático que abone a la maltrecha -por no decir inexistente- credibilidad del Gobierno federal, y de paso ratificar el mensaje de que simplemente hay cercas que no se pueden pasar, como en su momento fue la detención de Elba Esther Gordillo.

En este contexto se entiende la “limpia” que hacen las autoridades de la manada Aguirre. La PGR ya tiene tras las rejas al “vicegobernador” y hermano de Ángel Heladio, Carlos Mateo Aguirre Rivero, a un sobrino, Luis Ángel Aguirre Pérez y también al ex subsecretario de Finanzas, Víctor Ignacio Hughes Alcocer, y media familia de éste: Pablo Ignacio Hughes, Mauricio Francisco Hughes Acosta, Alejandro Carlos Hughes Acosta y Jorge Eduardo Hughes Acosta, todos ex funcionarios acusados de peculado, de haber desviado casi 300 millones de pesos a cuentas personales.

No sería sensato esperar más acciones de este tipo y mucho menos una purga a fondo en los feudos estatales. Sabemos que el combate a la corrupción es un tema anclado en los terrenos de la simulación, en donde la justicia se aplica bajo criterios de administración política.

Se trata de un manotazo, de advertir a quienes pudieran pensar que la actual debilidad presidencial se extenderá por el resto de su mandato y que entonces pueden saltar las cercas que gusten. La cosa es más simple y directa, un mensaje cifrado con destinatarios bien ubicados que en términos coloquiales se podría plantear así: hagan, pero no ensucien y en caso de que sus torpezas y excesos me afecten, entonces sí, sobre ustedes…
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2