×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
12 Julio 2018 04:07:00
Albañiles priistas
Dos amigos se encuentran en un bar y le dice uno al otro:

–Oye, antes siempre andabas con Pedro para todos lados. Se iban juntos al Covadonga cada jueves, organizaban carnes asadas los domingos y hasta jugaban beisbol los sábados.

–Sí, es cierto, así era.

–Pero de un tiempo para acá no los veo juntos. ¿Qué pasó?

–A ver, ¿tú saldrías con un amigo que te transó más de 100 mil pesos, que te chocó el coche, que se tiró a tu mujer y, además, te robó la cuenta de Netflix?

–¡Pues no! Obviamente no querría verlo nunca.

–Ya ves: Pedro tampoco.

A propósito de cínicos, anoche estaba viendo el mensaje que le mandó René Juárez a todos los priistas a través de un video. “Les expreso mi más amplio reconocimiento por el enorme trabajo y esfuerzo que realizaron en el pasado proceso electoral, son ustedes orgullo del priismo de México”, les dijo el dirigente nacional luego de la peor derrota que ha sufrido el PRI en toda su tricolor historia. Es como llegar a casa del ahorcado y decirle a la viuda: “La verdad hay que reconocer y aplaudir la calidad con la que hacen las cuerdas hoy en día, ¿no cree, comadrita”.

¿Por qué felicita René Juárez a los priistas? ¿Por haber perdido todas las elecciones para senadores, excepto en Yucatán? ¿O por haber conseguido sólo 43 diputaciones federales de las 300 que había en juego? ¿Será que les quiere llevar un pastel por haber perdido el control de todos los estados en los que son gobierno? En dado caso, a quien debería felicitar es a los ciudadanos, porque fueron ellos los que por fin echaron al PRI del poder.

Dijo el líder de lo que queda del PRI: “Hacia adelante, tenemos que construir un partido diferente, más cercano a la gente, más democrático”. ¿Cómo diablos se construye un PRI “diferente”? Ya me imagino a los albañiles tricolores:

–A ver, maistro, ¿cómo ve si a la mezcla le echamos más honestidad que cemento?

–¡Uuuuy, ingeniero! ¿Y de dónde vamos a sacar honestidad para el PRI? Pos’ ni que fuéramos noruegos. Además, eso de la honestidad sale muy caro. ¿Qué le parece si por cada bulto de cal, le echamos dos de simulación?

–¡Ándele! Pero mejor al revés: por cada uno de cal, dos de simulación. ¿Y qué hacemos con los cimientos?

–No, pos’ pa que aguanten de aquí al próximo sexenio, mínimo necesitamos apuntalarlos con cinismo, pero del grueso, del de 2 pulgadas de diámetro.

–Bueno, por eso no hay problema, maistro, cinismo tenemos de a madres. Acuérdese que nos sobró mucho de la construcción del Paso Exprés de Cuernavaca y luego de la reparación del socavón. ¿Y ya pensó qué vamos a hacer con el colado?

–No, no, ingeniero, ahí sí que no. Ya de colados estamos hasta la madre. ¿Que no ve cómo nos fue con el colado de Meade? Casi se nos cae la obra.

–Bueno, tiene razón, maistro, mejor vamos pensando en el aplanado.

–Aplanado el que nos dieron en las urnas. Nos aplastaron como a los bisteces en la carnicería. ¡Ni el pellejo nos dejaron!

–Bueno, bueno, pero sí hay que pensar en comprar varios galones de pintura verde, blanca y roja para pintar este nuevo partido que estamos construyendo.

–Ay, ingeniero, usted no es más pendejo por falta de ganas, sino por pendejo. ¿Cómo pretende volver a pintar con esos colores al PRI? ¿Que no entendió que la gente ya se cansó de nosotros? Necesitamos un cambio en serio. En lugar de que nuestro emblema sea verde blanco y rojo, debemos darle una nueva identidad con los colores rojo, verde y blanco.

–¡N’mbre un genio!

–Ya lo sé.

¡Nos vemos el domingo!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2