×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
01 Octubre 2018 04:00:00
AMLO a gobernadores, apapachos e inversiones
La gira de “agradecimiento” de Andrés Manuel López Obrador por toda la República, en la que agradece el apoyo mayoritario el 1 de julio, también podría llamarse la gira de los “apapachos” a los gobernadores. Porque en cada entidad que visita, el futuro mandatario primero anuncia públicamente las inversiones, obras y proyectos que su gobierno destinará al estado, y luego a los gobernadores les dedica elogios, reconocimientos y una notoria cortesía política en reuniones privadas con diputados y senadores de Morena, en las que llama a los morenistas a respetar la figura del gobernador y les repite varias veces “el gobernador es el jefe político del estado y ustedes tienen que atender lo que él diga y consultarlo”.

En un intento por limar asperezas y terminar con cualquier rispidez que hubiera generado su decisión de nombrar a los nuevos “superdelegados” o coordinadores de programas estatales, López Obrador aprovecha para dejar claro a los gobernadores el respeto a su liderazgo y aclarar confusiones y enfrentamientos entre los coordinadores federales y los mandatarios.

Se trata de una fina operación política en la que se convoca al futuro coordinador estatal y a diputados y senadores de Morena, tanto a nivel local como federal a las reuniones con los gobernadores, en las que Andrés Manuel comienza siempre con un comentario elogioso hacia el gobernador, luego llama al trabajo conjunto de los legisladores de su partido –que son mayoría en varios estados– para decirles con claridad: “el único jefe político del estado es el gobernador y todos tienen que actuar siempre con el acuerdo de él”.

El caso más reciente ayer en Hidalgo, donde López Obrador se reu-nió con el gobernador priista Omar Fayad, los diputados de Morena y el próximo coordinador federal en el estado, Abraham Mendoza, a quienes hizo el llamado a respetar en todo momento la “jefatura política” de Fayad, mientras que en los eventos públicos anunció que los vagones que utilizará el Tren Maya serán construidos en los talleres de Ciudad Sahagún, además de una inversión de más de mil millones de pesos para la refinería de Pemex en Tula.

También en Baja California, donde el pasado 20 de agosto, López Obrador se vio muy afectuoso con el gobernador Francisco Kiko Vega. En presencia de funcionarios estatales y diputados federales de Morena, además del senador Jaime Bonilla, nombrado “superdelegado” en BC, el tabasqueño se dirigió expresamente a Bonilla para decirle frente a todos: “Quiero que respetes al gobernador; la jornada electoral ya terminó”.

Y es que en Baja California es más que evidente el enfrentamiento que sostiene Bonilla con el gobernador, a quien durante la jornada electoral, lo acusó de malos manejos. Bonilla, que ya es senador y a partir de diciembre será el superdelegado federal, seguía con su actitud bélica como en campaña. Por eso el llamado de López Obrador para que su coordinador estatal lleve la fiesta en paz con el gobernador.

Lo mismo en Sinaloa el 17 de septiembre, donde Andrés Manuel dio un espaldarazo al priista, Quirino Ordaz, a quien le hizo un reconocimiento y frente a los diputados morenistas y el coordinador estatal, José Jaime Montes Salas, hizo el mismo llamado a respetar “al único jefe político de Sinaloa” y a que cualquier decisión o inversión en el estado pase por la consulta del mandatario.

Claro que, hasta en los apapachos y los gobernadores hay niveles porque, aunque a todos los mandatarios les ha dado el mismo reconocimiento y apoyo durante su gira, a ninguno de ellos le ha ofrecido lo que el sábado, en plena Plaza de la Tres Culturas de Tlatelolco, le prometió a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum: que el Gobierno federal absorberá el gasto de todos los programas sociales de la CDMX, con lo que al Gobierno capitalino le quedarían 20 mil millones de pesos liberados para invertir.

Así que, muchos apapachos y anuncios de inversiones, pero mientras muchos gobernadores “pican piedra” para ver cómo obtienen más recursos, a la jefa de Gobierno Sheinbaum, 50 años después del 2 de octubre del 68, no le llovieron balas sino millones de pesos. ¿El resto de los gobiernos recibirán el mismo trato en su gasto social o solo la CDMX?
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5