×
Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
ver +
Rubén Aguilar Valenzuela. Licenciado en Filosofía, Maestro en Sociología y Doctor en Ciencias Sociales. Presidente Ejecutivo de Afan y Asociados, S.C. Es profesor de Ciencias Políticas y de Comunicación en la Universidad Iberoamericana. Fue Coordinador de Comunicación Social y portavoz de la Presidencia de la República (2004 al 2006) y también de la Secretaría Particular del Presidente (2002 al 2004). Ha sido consultor de UNICEF, UNESCO, OEA, PNUD, BID, BM, UE y agencias de cooperación de Holanda, Alemania y Estados Unidos. En México del IMSS, DIF-Nacional, INI, la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno de la Ciudad de México y de la Coordinación Presidencial para la Alianza Ciudadana. Fue editor de la revista Cuadernos del Tercer Mundo. Editorialista de El Universal (México), El Financiero (México) y articulista de las revistas Estrategia y Proceso. Actualmente su columna se publica dos veces por semana en El Economista (México) y una veintena de periódicos de los estados. Escribe mensualmente en la revista Etcétera temas de comunicación política. Es autor de quince libros. Los más recientes: La comunicación presidencial en México 1988-2012 en colaboración con Yolanda Meyenberg Leycegui (2015), Los saldos del narco: el fracaso de una guerra, en colaboración con Jorge Castañeda (2012), y La Sociedad Civil en México (2012).

" Comentar Imprimir
22 Agosto 2018 04:00:00
AMLO, el creador de noticias
El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, es un notable comunicador. Lo ha demostrado a lo largo de más de 20 años como uno de los protagonistas de la política nacional. Siempre da noticia o nota como se dice en el medio.

López Obrador, ya son años, pone la agenda de la discusión pública y también de los medios. Él, como parte de su estrategia política-comunicacional, genera eventos o hace declaraciones que acompaña con una narrativa atractiva para los medios y la sociedad.

Un ejemplo de lo anterior, los hay muchos, es el manejo que ha hecho del nuevo aeropuerto que se construye en la Ciudad de México. En la campaña lo introdujo como un tema central y obligó a que los otros candidatos, los políticos y las organizaciones empresariales salieran a responderle.

El presidente electo con ese tema marcó la agenda y nadie se resistió a seguir su juego. Los medios hacían caja de resonancia del debate. Él, con una gran habilidad, un día sí y el otro también cambiaba los contenidos de la discusión y los demás lo seguían.

Al inicio estableció el debate en términos de que llegar a la presidencia iba a cancelar la construcción del aeropuerto, después de que la obra seguiría, pero se revisarían los contratos, más tarde dijo que no habría inversión pública y se concesionaría a privados, siempre actores políticos y medios reaccionaron a sus declaraciones.

El caso del aeropuerto, para López Obrador ha tenido una alta rentabilidad política y mediática. El tema lo mantuvo a lo largo de la campaña y lo ha seguido en los dos meses posteriores a la misma. Logra, eso se propone, que todos los actores y grupos sociales reaccionen a lo que dice. Siguen la agenda que este les impone.

López Obrador, el día que había anunciado para fijar su posición final sobre el aeropuerto, con la presencia de todos los medios, decidió, con gran habilidad, que no podía cerrar un tema que le ha dado tan altos réditos y anunció que el tema sigue vigente y todavía no se cierra.

Ahora la “consulta” a los especialistas y a la ciudadanía se extiende hasta el mes de octubre. Para que su estrategia político-comunicacional sobre el aeropuerto tenga más impacto pidió a los medios del país que estén a la altura de las circunstancias y por lo mismo abran espacios, para la discusión.

El nuevo elemento, para subir el tono dramático de la narrativa, es que la decisión final no saldrá de los estudios y valoraciones de los expertos nacionales e internacionales que ahora están implicados, sino de lo que diga el “pueblo” a través de una encuesta vinculante.

En los próximos días, es un capítulo más de esta historia construida por el presidente electo, se va a abrir la discusión de ¿qué preguntas debe llevar la encuesta?, ¿quién las va a redactar?, ¿qué empresa la va a aplicar?. Es notable, se debe reconocer, la habilidad de López Obrador para, a través de dar nota, involucrar a los actores políticos y a los medios en su agenda. ¿Ya se terminó este tema o va a seguir?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2