×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
18 Septiembre 2018 04:00:00
Amor con refacciones
Tengo un insano apego a cierta antigua computadora portátil cuyos repuestos suman más que sus piezas originales. Viéndola detenidamente, me provoca una ternura infinita y nada de compasión, pues ha sabido sobrevivir a las actualizaciones mil y los descontinuos perversos de Microsoft; mucho, pero mucho se parece mi computadora a los maridos y las mujeres que acostumbramos llevar los humanos.

Quizá sean los dientes el primer factor de riesgo para irnos convirtiendo de un genuino original en cierta versión modificada de nosotros mismos. Empastes, coronas, puentes, dentaduras completas, todas son refacciones las cuales, a diferencia de los automóviles, no las podemos tener de marca pues nacemos y enseguida se rompe el molde.

Los matrimonios que sobreviven a una refaccionada pareja tienen altas posibilidades de llegar juntos a cumplir el juramento, explícito e implícito, de mantenerse juntos hasta que la muerte los separe. Esto debe pensarse considerando que hoy en día se ha rebasado el simple hecho de ponernos sustitutos –sin hablar de aumentos- de casi todo el cuerpo hasta pasar de humanos con prótesis a un Robocop en ciernes.

Una persona con prótesis metálicas en los huesos requiere una pareja que enfrente no solo la prueba de sustitución, sino del ruido sospechoso en el aeropuerto o el riesgo con ciertos imanes en los parques eólicos y museos de la ciencia. Los clavos en la columna, si bien hoy en día han sido sustituidos por piezas hechas en impresoras 3D, siguen estando en el número uno de los agregados al cuerpo humano de cuyos vestigios deducirán los extraterrestres que fuimos una sociedad avanzada.

Los anteojos son una reparación exoesquelética la cual, manejada con estilo, hasta otorga un plus estético al reparado; sin embargo, están los brackets: No importa cuánto argumenten los odontólogos a su favor, no hay una versión que mejore las relaciones amorosas cuando alguien los porta. Todo es una muestra de amor y apego incondicional.

Mi computadora no tiene batería y requiere teclado externo –como traer oxígeno sobre ruedas-; le funciona mal el siete y el nueve, así como la tecla de mayúsculas, lo que le da una apariencia de dama chimuela. Pero la quiero, y así trajera brackets, igual me quedaba con ella.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2