×
Verónica Martínez García
Verónica Martínez García
ver +

" Comentar Imprimir
02 Octubre 2017 04:01:00
Amor por los animales
El 4 de octubre se celebra el Día Mundial de los Animales. Es una conmemoración desde principios del siglo 20 en honor de san Francisco de Asís, religioso que por su amor a la naturaleza y su rechazo al maltrato animal fue nombrado santo de los animales y patrón de los ecologistas.

La efeméride, sin embargo, adquirió mayor auge y relevancia a partir de la década de 1980. Desde entonces, y en particular en los últimos años, el tema se ha convertido en agenda permanente de gobiernos, instituciones, legislaturas y sociedad civil.

En Coahuila contamos con la Ley de Protección y Trato Digno a los Animales, que fue publicada el 29 de noviembre de 2013. Se trata de una ley que coloca a Coahuila como una entidad de avanzada en la materia y nos ubica como un estado responsable, moderno y sensible.

Las leyes son de suma importancia en el tema, pero también lo es el que, como sociedad, tengamos una cultura de amor, cuidado, protección y buen trato a los animales. En miles de hogares tenemos mascotas a las que debemos procurarles lo mejor para que lleven una vida digna, ya que son una excelente compañía para la familia e incluso forman parte de ella.

Hay animales que sobresalen porque pueden desempeñar tareas loables y de servicio a la comunidad, como es el caso de la perrita Frida, quien con sus habilidades ha contribuido en las tareas de rescate de personas atrapadas o de cuerpos tras el sismo del pasado 19 de septiembre. Su valioso papel ha sido reconocido por los mexicanos y se ha convertido en un emblema nacional de valentía.

La perrita fortaleció aún más el vínculo de los mexicanos en esta tragedia y nos pone el ejemplo de la nobleza de un animal y de su capacidad de ayudar a un ser humano. A todos nos ha conmovido Frida.

Como Gobierno y sociedad debemos seguir trabajando juntos en beneficio de la preservación y conservación de los animales. Hemos avanzado mucho en ese sentido, pero nunca será suficiente el esfuerzo para que dejemos de ver actos de crueldad, descuido o maltrato en las mascotas.

Necesitamos continuar educando a nuestros hijos con los principios básicos de convivencia. Fomentar de manera permanente una cultura a favor de los animales, consolidarla a través de nuestros niños y jóvenes es una tarea de todos. Inculcar como una labor cotidiana los valores del amor, respeto, cuidado y atención hacia estos seres vivos, que son indispensables para nuestro medio ambiente, y en el caso de las mascotas, hacen nuestra vida más plena y feliz.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2