×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
09 Enero 2019 06:10:00
Año 2019
Un año más de esperanzas en el cual queremos renovar y hacemos todo tipo de promesas, desde bajar de peso hasta ser más amorosos, conseguir empleo, tener la casa en orden, etcétera. Es bueno porque es como una renovación y oportunidad que tenemos para intentar hacer algo anhelado, pero lo que sí no podemos controlar son las variables del Gobierno, más de nuestro Presidente que tiene cada ocurrencia y México no se gobierna con correncias, es un país que a nivel mundial está entre las primeras 15 economías como para que todo lo que se ha construido sea tirado por la borda.

México es un país con 128 millones de habitantes y lo que vemos es que no hay un proyecto de nación en el cual se busque el bienestar para todos los mexicanos. En un periodo de menos de 30 días el país se ha convulsionado con decisiones como cancelar el aeropuerto, tener refinerías, no darle presupuesto a los estados, a las universidades ni a empresas paraestatales, y lo más grave del asunto es que a los centros de investigación se les recortó casi 70% el presupuesto. Por otro lado, el Presidente menciona que México es un país con oportunidades y que va a crear nuevos logros cuando ni siquiera se está invirtiendo en nuevas tecnologías.

¡El país está parado! Y lo vemos con la falta de gasolina, que es el motor que mueve todas las mercancías en territorio nacional. Tenemos más de nueve estados parados por la falta de combustible. Cómo puede ser posible que en Estados Unidos el galón de gasolina esté en 1.72 dólares, es decir a 8.6 pesos por litro (no llega ni a 9 pesos), y aquí lo venden en 19.08 pesos, siendo un país petrolero. ¿Qué quiere decir esto? Que más de 50% son impuestos. Déjenme les digo que en los 1.72 dólares por galón en EU ya va la ganancia del que vende la gasolina y los impuestos del Gobierno de EU, y aún así todavía quieren construir refinerías.

El señor López Obrador cerró todos los ductos, lo que nunca consideró es que sin ductos no hay abasto de combustible en las ciudades que están alejadas de las refinerías. México tiene capacidad de abastecimiento más que para sólo cinco días y no existe la cantidad suficiente de pipas para transportar los combustibles como un oleoducto. Es muy fácil decir que no hay gasolina o desabasto de este producto, sin embargo se trastoca la vida diaria y más con el regreso a clases, caso específico el de Michoacán, Valle de Bravo y el sur del Estado de México, Toluca, Guadalajara y Querétaro, donde más de 90% de los distribuidores tiene más de una semana sin combustible. ¿Cómo le hace la gente para llevar a sus hijos a la escuela, para llegar al trabajo?

Mal el asunto, no se pensó en las consecuencias. No será la primera vez que un Presidente mienta o deje de decir algo importante porque él ya sabe que utilizar sólo pipas no es una opción para México, no existe la capacidad. Sabemos que el problema del huachicol es un gran problema y que representa de 3 a 5% de la producción de hidrocarburos, pero cortar de tajo 40% de los combustibles que se envían por ductos es imposible. Gobernamos con ocurrencias.

El 90% del gas, como lo dije anteriormente, lo importamos y el señor está en contra del fracking, con lo que podríamos abastecernos y hasta ser exportadores, en vez de importadores de LP. ¿Por qué seguimos comprando gas si lo tenemos? La respuesta es muy sencilla: a la gente con experiencia en este ramo la han despedido y ha llegado otra que no tiene ni la menor idea de lo que ha pasado y es por eso que estamos sufriendo las consecuencias. Hay una salida que el Gobierno ya dio: que puede haber empresas que puedan surtir, no sólo Pemex, y puedan importar gasolina o gas LP. ¿Y ustedes qué opinan?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2