×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
23 Febrero 2018 04:00:00
Apuntes sobre la violencia en México
Hace algunas semanas, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a despotricar en contra de México al señalarlo como el país más violento del mundo, afirmaciones meramente impulsivas y alimentadas por un fuerte rencor hacia los mexicanos. Tales aseveraciones, desde la perspectiva racional más elemental, denotan el desconocimiento palmario de los índices de homicidios de las naciones del mundo, y por supuesto nuestro país no ocupa el deshonroso primer lugar que le adjudica en muertes violentas por la delincuencia; sin ser consuelo, pero naciones iberoamericanas como Honduras, Brasil y Colombia tienen estadísticas superiores en ese nefasto tema.

Cabe señalar que la reacción que tuvieron las autoridades encargadas de la seguridad nacional casi pasó inadvertida, no se inmutaron y mucho menos intentan cambiar la estrategia seguida durante el actual sexenio en el combate al crimen organizado. Pero independientemente de las declaraciones del Primer Mandatario estadunidense, lo que sí es preocupante es el clima de inseguridad que priva en el país.

Por los hechos delictivos y la percepción que se aprecia de ellos, el temor que siente el ciudadano común y corriente de que al salir a la calle sea víctima de un atraco, o todavía más grave, de que en su propio domicilio lo ultrajen y roben, de ninguna manera son temores infundados.

Las cifras dadas a conocer por el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), que tienen como fuente primaria los registros administrativos de los ministerios públicos de las entidades federativas, hacen que la ficción supere a la realidad en cuanto a la violencia, que nos convierte en un país que raya en lo absurdo y sin sentido. Según la ONC, en 2017, cada 18 minutos se cometió un crimen.

Las entidades federativas más violentas en ese periodo fueron Colima, Baja California Sur y Guerrero. Así, 2017 se consideró como el año más violento en la historia reciente del país. Hay que recordar que el índice de homicidios se construye por el número de muertes por cada 100 mil habitantes. Lo que llama la atención es la elevada criminalidad en Colima, que hasta hace algunos años era de los menos violentos en el país, a pesar de su cercanía con Jalisco y Sinaloa.

El arsenal de armas de fuego. Estados Unidos se ha convertido en el mayor proveedor de armas de fuego para México y otras naciones de Ia región. Si se consideran únicamente las armas confiscadas por las autoridades encargadas de la seguridad nacional, con las que se cometió algún delito, la suma es muy elevada. De 2014 a 2016 la cifra alcanzó alrededor de 50 mil armas, y muchas de ellas, fueron las llamadas largas (AK y AR).

Según investigadores que colaboraron en el informe Beyond Our Borders, la frontera entre México y Estados Unidos tradicionalmente ha sido muy porosa, pues a diario pasan de contrabando miles de armas que tienen como destinatarios los grupos del crimen organizado. El mercado estadunidense se abastece de importaciones de drogas y a cambio exporta armas que complementan un círculo perverso que deja una estela de violencia y muerte en nuestro país.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2