×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
25 Mayo 2018 04:00:00
Aranceles y autos
Los automóviles importados representan un peligro para la seguridad de los Estados Unidos. Esto dice Donald Trump, quien ha pedido al Departamento de Comercio una investigación para determinar el daño que los autos importados le han causado a la seguridad nacional en términos de la sección 232 de la Ley de Comercio de 1962.

La idea de que la importación de automóviles pueda ser un riesgo para la seguridad nacional es risible, pero Trump está recurriendo al mismo argumento que usó para impulsar los aranceles de 25% al acero y aluminio importados. Wilbur Ross, secretario de comercio, tan proteccionista como Trump, declaró: “Hay indicios de que, durante décadas, las importaciones del extranjero [sic] han erosionado a nuestra industria automovilística nacional [sic]”.

Estados Unidos tiene aranceles muy bajos para los automóviles. Dentro del TLCAN el nivel es 0. Los vehículos de otros países pagan un impuesto de 2.5%, aunque los camiones sufren un gravamen de 25 por ciento. La idea de Trump es subir el arancel para todos a 25 por ciento.

Es verdad que otros países mantienen impuestos mucho más altos a los autos. China cobra 25%, aunque ha anunciado su intención de bajar el gravamen a 15. La Unión Europea aplica un 10 por ciento.

Trump dice que el comercio debe ser justo y no libre, y que debe haber reciprocidad entre países en lo que cada uno cobra de arancel. En esto quizá tiene razón. Es mejor para todos. Pero no se da cuenta de que la apertura del mercado estadunidense ha sido una de las razones principales de la prosperidad de su país.

Los consumidores estadunidenses tienen acceso a un mayor número de marcas y a menores precios. Si el Gobierno sube los aranceles, sufrirán una disminución en su poder de compra. La medida quizá dará más utilidades a unos cuantos productores, pero dañará a decenas de millones de estadunidenses.

Este daño no se compensará con nuevos empleos locales. Al contrario, puede haber una disminución. En 2017 la producción de automóviles empleaba a 940 mil trabajadores en la Unión Americana, pero la red de distribución y venta generaba más de 2 millones de empleos. Restringir la importación y encarecer los automóviles puede reducir los ingresos y empleos de esta red.

Aun si hubiera un aumento en la producción local, lo cual no ocurrirá necesariamente, es poco probable que se generen nuevos empleos. La automatización de esta industria es cada vez mayor y lo será más si se obliga a las plantas a mudarse a países de salarios altos.

Para México, un arancel punitivo sería desastroso. Nada más en 2017 nuestro país tuvo exportaciones automotrices de 126 mil 671 millones de dólares. En contraste, las ventas petroleras al exterior fueron de 23 mil 608 millones de dólares. Si el ajuste en los precios del petróleo de los años pasados tuvo un efecto desastroso en la economía nacional, podemos imaginar lo que ocurriría con una caída similar en las exportaciones automotrices. Cientos de miles de trabajadores mexicanos podrían perder sus empleos.

Pretender que podemos compensar vendiendo a otras regiones es de una ingenuidad irresponsable. Las exportaciones a Estados Unidos han representado siempre entre 70 y 80% del total, antes incluso del TLCAN. Si se caen nuestras ventas a la Unión Americana, nunca las compensaremos vendiendo a Alemania, China o Guatemala.

RECAUDATORIO

El impuesto contra los gorditos del Gobierno mexicano recaudará en este 2018 unos 46 mil millones de pesos, pero el presupuesto del programa de prevención y control de sobrepeso, obesidad y diabetes bajó 24% en 2017 a 453 millones de pesos. ¡Y nos dijeron que no era un impuesto recaudatorio!
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6