×
Juan Castillo Borja
Juan Castillo Borja
ver +

" Comentar Imprimir
20 Enero 2018 04:00:00
Arnulfo Flores Solís
A Arnulfo Flores Solís lo conocí en 1969, cuando don Antonio Estrada Salazar inauguró el periódico El Independiente y el jefe de la sección deportiva era José Luis García; era el columnista oficial de este medio de comunicación.

YO era trabajador de talleres y había llegado a ese periódico por invitación de don Antonio, a quien me tocó tener como director en El Sol del Norte, pero como José Luis duró muy poco al tener que regresar a León, Guanajuato, me cedió la oportunidad de convertirme en jefe de deportes por primera vez.

Fue cuando tuve mayor contacto con Arnulfo, mientras que don Fiacro Díaz Corpus y Alejandro Dávila Flores eran los reporteros, y don Héctor García Bravo era el fotógrafo junto con mi compadre Manuel Juárez.

Después salió de este periódico para irse a fundar un periódico local y, sin pensarlo, en 1975 también llegué a ese periódico y mi sorpresa fue volverme a encontrar con Arnulfo, que escribía una columna llamada Líneas Exclusivas Dedicadas al Deporte.

Arnulfo, gracias a su padre, tuvo el contacto con los Saraperos cuando el equipo llegó en 1970, pues era el anotador oficial de gran tradición en nuestra ciudad y por invitación de Tomás Herrera se convirtió en el primer anotador oficial y naturalmente que Arnulfo le ayudaba a su padre.

Precisamente ese contacto hizo que don Jorge Torres Casso, quien era presidente de los Saraperos y presidente del Patronato del Instituto Tecnológico de Saltillo, le ayudó para que ingresará a esa institución.

Pero hay que destacar que mientras Arnulfo apoyaba a su padre como anotador oficial de los Saraperos, se convirtió en el corresponsal de los diferentes periódicos de la capital del país, proporcionándole los resultados que se efectuaban en el parque Madero.

Arnulfo había incursionado en el periódico La Afición allá en la capital, en donde fue alumno de Fray Nano, pero ante la necesidad de estar al lado de su madre y su padre regresó a Saltillo.

Al ingresar al Tecnológico no dejó de lado su pasión por el periodismo deportivo y sacó algunas publicaciones, incluyendo la historia de cómo llegaron los Saraperos a Saltillo, pero también lo combinaba como cronista de futbol americano, que narraba en vivo en los diferentes escenarios donde se jugaban las jornadas de este deporte, fue el primero en esa especialidad en nuestra ciudad.

Pertenecía al departamento de Comunicación del Tecnológico, por lo que cuando llegó Radio Tecnológico fue parte del mismo, pero no sólo con un espacio dedicado a los deportes, también a la cultura y algo que siempre le ha apasionado: la música de Mozart y esos grandes.

También recuerdo su paso por la SJ, en donde tenía un programa cultural de todos los días, el cual grababa todas las mañanas, eso sí, muy temprano, porque le gustaba madrugar.

Pero ha sido tal su modestia que definitivamente creo que nunca se le ha brindado un merecido reconocimiento y más ahora que me acabo de enterar que ya está fuera de circulación en cuanto a su intervención en Radio Tecnológico y ahora se encuentra recluido en una casa de reposo.

Así, sin pena ni gloria muy pocos se han enterado de este retiro de Arnulfo, de quien me informan que lo tienen con muchos cuidados, porque su estado de salud no está totalmente bien.

Desde aquí hago votos por que Arnulfo se recupere y Dios permita tenerlo con nosotros en vida por más tiempo.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2