×
Alma Carolina Viggiano
Alma Carolina Viggiano
ver +
La legisladora es originaria de Tepehuacan de Guerrero, Hidalgo, es abogada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tiene especialidades en las materias civil, procesal civil y mercantil en la Ciudad de México, así como diversos diplomados en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en el Centro de Investigaciones y Docencia Económica (CIDE). Ha sido secretaria general del PRI en Hidalgo y coordinadora estatal de campaña de Miguel Ángel Osorio. Anteriormente ha sido diputada local por el Distrito XV y diputada federal por el 01. Fue la primera mujer en prsidir el Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo; fue integrante fundadora del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial. Fue coordinadora estatal de la Comisión Interinstitucional para el Nuevo Sistema de Justicia Penal en Hidalgo; secretaria de Planeación y Desarrollo Regional y secretaria de Desarrollo Social en la misma entidad. Escribir a: [email protected]

" Comentar Imprimir
20 Noviembre 2017 04:09:00
Arte indígena: la moda del plagio
El arte textil mexicano es el producto de siglos de historia de nuestros pueblos indígenas. En las diversas formas y colores que se elaboran en las distintas regiones del país se encuentra la memoria de culturas ancestrales, su forma de entender la vida, el tiempo, la naturaleza y, en general, una cosmovisión que ha sobrevivido hasta nuestros días.

Son verdaderas obras de arte que a los turistas extranjeros les resultan altamente atractivas, por ello, se ha vuelto común ver que marcas extranjeras retoman los diseños y hasta los plagian para incorporarlos a sus prendas exclusivas, el arte indígena para la industria de la moda se ha vuelto muy atractivo.

Por ejemplo, hace algunos meses, habitantes de una comunidad de San Juan Bautista Tlacoarzintepec, Oaxaca, denunciaron a una empresa europea que plagió sus diseños para incorporarlos en prendas que comercializaba en alrededor de 200 euros, equivalente a 4 mil 600 pesos mexicanos.

Una prestigiada marca de tenis no sólo utilizó diseños huicholes, sino que registró los derechos de los mismos, lo que constituye un robo a nuestra cultura, máxime que en ninguno de estos casos representa beneficio alguno para quienes son herederos de esta ancestral tradición.

En el caso de mi querido estado de Hidalgo, han sido muchos los casos en que empresas europeas plagian los bordados llamados tenangos para plasmarlos en mascadas, bolsas y diversas prendas de vestir que son comercializadas en cientos de euros o dólares sin beneficiar a sus auténticos creadores.

Mientras las artesanas que producen estas prendas viven al día, grandes empresas se aprovechan de su ingenio y cultura para generar importantes ganancias. Para los pueblos indígenas sus bordados e hilados no son una simple marca que se registra, sino parte de su cosmovisión, que es producto de miles de años de herencia cultural.

Por tal motivo, junto a mis compañeros legisladores y legisladoras del PRI en el estado de Hidalgo, presentamos un Punto de Acuerdo para exhortar al Instituto Nacional de la Propiedad Industrial, para que emita una declaratoria de protección de denominación de origen en favor de los tenangos, bordados que reciben su nombre del municipio de Tenango de Doria, en la Zona Otomí Tepehua del estado de Hidalgo.

No es justo que marcas exclusivas plagien estos u otros diseños, obteniendo ganancias millonarias, debemos proteger nuestro patrimonio cultural y promover que recorra el mundo, pero no en una prenda que en nada aporta a quienes son herederos de estas tradiciones, sino a través de las piezas elaboradas por manos mexicanas, que son custodias de una sabiduría ancestral.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2