×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Diputada Federal, Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
17 Marzo 2019 03:35:00
Atentado a la democracia y la libertad
El pasado 14 de marzo la Cámara de Diputados fue testigo de una larga discusión que tuvo como resultado, sin lugar a dudas, uno de los retrocesos más importantes en materia de democracia que ha sufrido este país.

En tal fecha los diputados discutimos la iniciativa para reformar los artículos 35, 36, 41, 73, 81, 99, 116, 122 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con el objeto de modificar diversas disposiciones que reglamentan las consultas populares, así como para establecer la posibilidad de que el Presidente se someta a revocación de mandato en las elecciones intermedias de 2021.

Durante la votación, 329 legisladores se expresaron a favor (255 de Morena, 26 del PES, 27 del PT, 11 del PVEM, 3 del PRI, y 7 diputados sin partido), logrando con ello la mayoría calificada que Morena necesitaba para la aprobación de la reforma constitucional. Los votos en contra, incluido orgullosamente el mío, no fueron suficientes para detener este atentado a la democracia y la libertad.

Cabe recordar que el Artículo 35 constitucional consagra los derechos de los ciudadanos y dentro de estos se encuentra el derecho a votar en las consultas populares sobre temas de trascendencia nacional. La ley reglamentaria de dicho precepto es la Ley Federal de Consulta Popular, promulgada en 2014, la cual tiene por objeto regular el procedimiento para la convocatoria, organización, desarrollo, cómputo y declaración de resultados de la consulta popular.

En esta misma línea el Artículo 40 Constitucional señala que: “es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, laica y federal”. En otras palabras, la autoridad debe velar por el respeto a la democracia como uno de los principios fundamentales que rigen al Estado mexicano.

Por supuesto que estamos a favor de la participación ciudadana en aras de fortalecer la democracia pero esta debe ser respetuosa de nuestro marco legal y reunir el mínimo de participantes para que sus resultados sean representativos.

No hacerlo así significa simulación, engaño y utilizar a la ciudadanía como pretexto para que el Ejecutivo federal use su imagen para impulsar a los candidatos de su partido y, claro, perpetuarse en el poder. Como lo ha dicho recientemente la Coparmex: “México requiere de un Presidente de la República enfocado en sus tareas de Gobierno y no uno en campaña permanente”.

Cabe señalar que, de acuerdo al Instituto Nacional Electoral, la lista nominal está compuesta por 89,408,404 personas (corte a septiembre de 2018), lo cual contrasta fuertemente con las recientes consultas organizadas por el Gobierno federal que sólo han logrado movilizar a menos del 1% de la lista nominal, como fue el caso de la mal llamada consulta del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, que reunió apenas un millón de votos, o bien otros proyectos controversiales como la Termoeléctrica Huexca y la construcción del Tren Maya.

La consulta popular que se aprobó el pasado 14 de marzo no respeta el principio de representatividad ni es democrática. Por ejemplo, para la revocación del mandato presidencial, la reforma indica que deberá ser convocada por el Congreso de la Unión a petición del Presidente de la República y el 33% de los integrantes de las Cámaras de Diputados y Senadores.

Si bien los ciudadanos también podrán solicitar que el Presidente sea removido del cargo, se necesitará reunir al menos 3% de la lista nominal, que a la votación concurra al menos el 40% del padrón y que sea convocada el mismo día en que se elijan diputados federales en el próximo periodo electoral.

Es decir, según esta reforma, alrededor de tres millones de ciudadanos tendrían que solicitar la consulta para la revocación del mandato, lo cual en la práctica se convierte en un número muy difícil de reunir.

En otras palabras, se le concede la facultad al pueblo para solicitar la consulta pero a la vez se le piden requisitos que hacen casi imposible ejercer este derecho, motivo por el cual las consultas estarían siendo convocadas por los poderes Ejecutivo y Legislativo, con claros intereses e inclinaciones partidistas.

Tras la aprobación en la Cámara de Diputados, la iniciativa de reforma constitucional ha sido turnada para su análisis al Senado de la República. En tal sentido, invito a la ciudadanía a acercarse a sus representantes en el Senado para expresar sus puntos de vista y propuestas que permitan mejorar la iniciativa en beneficio de las presentes y futuras generaciones de mexicanos.

Necesitamos reflexionar con seriedad sobre el futuro que queremos para el país. Uno en donde se cumplan las leyes o bien otro en donde la simulación sea la norma.

Nos leemos la próxima semana. ¡Muchas gracias!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2