×
Paúl Garza
Paúl Garza
ver +

" Comentar Imprimir
13 Agosto 2018 04:00:00
¿Aumento salarial o falta de mercado el cierre de maquiladoras?
El repentino cierre de dos importantes maquiladoras de manufactura textil en esta región de los manantiales sorprendió y extrañó a la sociedad, a los gobiernos y a los propios trabajadores, generando una serie de especulaciones nada descabelladas, sí apegadas a la realidad, pero ignoraron o desconocían que la principal motivación de la inversión extranjera es y seguirán siendo los bajos salarios en nuestro país.

Este factor de los miserables sueldos mínimos es el origen de la maquila en México, nada que ver con la baja demanda de los productos, ni la competencia en el mercado, ni la presión del Donald Trump, sin embargo, dejaron correr esas versiones para apaciguar los ánimos en los trabajadores despedidos, a quienes convencieron que se trata de una situación global y ajena a la empresa.

La producción textil nunca ha parado, al contrario, el incremento sigue en aumento, por ello, la excusa de la falta de mercado no es creíble.

Ahora, con la nueva administración en el Gobierno Federal que se avecina, el anuncio del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de aprobar un aumento al doble de lo que se percibe en la actualidad en el salario mínimo, seguramente cayó como balde de agua fría a los capitalistas extranjeros acostumbrados a explotar y exprimir la fuerza laboral mexicana con exiguos salarios.

Sin caer en vaticinios no fundamentados, dichos movimientos parecen ligados uno al otro máxime si ya se esperaba, uno es la causa y el otro el efecto. Los fenómenos económicos no existen al azar, todo tiene una razón de ser.

En el ajedrez, probado está como ciencia que la mejor defensa es el ataque, y esa es precisamente la respuesta, la reacción o el contrataque del sector empresarial e industrial ante la apertura agresiva y directa en el tablero económico de don Andrés Manuel López Obrador.

La contestación era por demás predecible, y el panorama entre el poder económico y el poder público no parecerá muy cordial, al menos que se sienten a negociar los términos. Si no, tiempo al tiempo.

Empero, estas sacudidas laborales que únicamente vienen a desestabilizar la economía en nuestras familias, debe ser tema de discusión entre los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, por la permisividad, las facilidades y la operación incondicional de la maquila extranjera que como paliativo cura un dolor de cabeza, pero no erradica la enfermedad.

Desde el ´boom´ de las maquiladoras hace cuatro décadas, el esperado crecimiento económico y laboral se estancó y sigue paralizado, con empleos poco dignos y salarios insuficientes en donde en muchos de los casos los asalariados deben doblar turnos o alternar con otros oficios para más o menos alcanzar un ingreso que cubra las principales necesidades.

En todo caso, la política debería ser reorientada en impulsar la industria y la empresa nacional que ofrezca empleos con todas las garantías de la Ley, bien remunerados y con crecimiento, y sin la incertidumbre de cerrar la planta en los años siguientes, dejando en la calle y con un futuro incierto a miles de trabajadores, como en estos recientes casos.

El tema de lo laboral y en el renglón de la maquila especialmente tiene aristas que dará mucho material, los cuales se irán desglosando conforme se conozcan las posturas de ambos sectores en la toma de decisiones, lo cierto es que las medidas radicales no favorecen a ningún sector, el secreto está en saber equilibrar en donde nadie pierda ni salga perjudicado, para evitar conflictos sociales como ocurre ya en países vecinos.


Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2