×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
27 Abril 2015 03:00:04
Aurelio Nuño: ¿presidenciable?
Cuando el joven Aurelio Nuño Mayer era aún más joven y cursaba la licenciatura en Ciencias Política y Administración Pública en la Universidad Iberoamericana, sus compañeros de clase solían molestarse con él porque era el típico “nerd” que cuando la mayoría del grupo se organizaba para suspender las clases y tomarse unas horas libres, él solía siempre oponerse, y ante los reproches de los demás estudiantes que querían irse de fiesta, Aurelio solía decirles, en un tono totalmente solemne y casi profético: “Ustedes nunca van a llegar a ser nadie; y yo en cambio voy a ser presidente de la República”.

La anécdota que narran compañeros suyos de la Ibero, viene a cuenta ahora que oficiosos amigos del jefe de la Oficina de la Presidencia han empezado a circular desde Los Pinos la posibilidad de que Aurelio Nuño Mayer sea visto como uno de los prospectos presidenciables de Enrique Peña Nieto en su complicada sucesión.

A su conocida inexperiencia política y poca trayectoria, sus promotores aducen la enorme influencia que el jefe de la Oficina de la Presidencia ha ganado en lo que va del sexenio en el círculo inmediato del Presidente. “Sólo hay alguien que decide en Los Pinos -dicen- y ese se llama Aurelio Nuño Mayer”.

Uno de los argumentos que manejan quienes, desde su círculo cercano han comenzado a vender a Nuño como “presidenciable” entre columnistas y analistas, es que las dos “cartas” originales que tenía el presidente Peña Nieto para el 2018, Luis Videgaray Caso y Miguel Osorio Chong, “ya no están tan seguras” por el desgaste que el secretario de Hacienda y el de Gobernación han tenido en el cargo, especialmente el primero, que enfrenta el rechazo casi generalizado y la descalificación, no sólo de los contribuyentes chicos, medianos y grandes, sino hasta de sus propios compañeros economistas.

Contra lo que dicen sus amigos, que Aurelio Nuño “es el político que más ha operado políticamente para el Presidente” y quien maneja la estrategia de gobierno –como si esa estrategia estuviera de veras dando resultados–, hay otras opiniones sobre el influyente jefe de la Oficina presidencial. Varios políticos experimentados del PRI, a los que se les ha pedido su opinión personal sobre Nuño, lo definen casi en los mismos términos: “Es un joven inteligente, preparado, tal vez hasta brillante. Tiene sin duda la confianza del Presidente, tal vez demasiada. Pero lo que le falta es experiencia, oficio político. Eso no se adquiere en los libros ni en las aulas. Eso sólo se gana con el tiempo y él no tiene mucho en la política”, comentó un priísta encumbrado a esta columna.

Así que, a juzgar por lo que él mismo decía desde que era estudiante, no hay ninguna duda de que Aurelio Nuño quiere llegar a ser presidente. Pero tampoco hay duda de que para 2018 difícilmente podrá, porque, como dirían coloquialmente, “está muy verde”.

NOTAS INDISCRETAS…

Hay personas a las que los golpes las enseñan y otras que ni cuando están caídos saben ser humildes. Ese es el caso del renunciado director de la Conagua, David Korenfeld, quien aun cuando tuvo que dejar su cargo en medio del escándalo y el rechazo de la opinión pública, hoy se da el lujo de presumir dos cosas: la primera que, aunque fuera del gobierno, “yo sigo cobrando”, y la segunda, que fue él quien decidió quién sería su sucesor en el cargo y eligió a su jurídico, Roberto Ramírez de la Parra, un abogado sin ninguna experiencia técnica en materia de recursos hidráulicos. Eso explica por qué un completo desconocido en el prestigiado gremio de los ingenieros hidráulicos de México ocupa hoy la dirección de Conagua. Lo que no se entiende es que Korenfeld se ufane de que sigue cobrando un sueldo en el Gobierno federal ¿de verdad le siguen pagando? De ser así, la Secretaría de Hacienda o quien permita eso está incurriendo en un delito. Pero en este gobierno y en este país todo puede pasar. Y si él presume, como lo hace en lugares públicos como el club de Bosque Real al que asiste y donde se lo han escuchado decir, por algo será… En el PAN empieza a hacer aire. El viernes pasado, en pleno acto de campaña, el candidato panista en Querétaro, Francisco Domínguez, destapó al coordinador de los diputados Ricardo Anaya, como aspirante a la dirigencia nacional de su partido. El destape no pareció molestar para nada a Anaya quien, cuentan sus cercanos, está listo para registrarse como precandidato en cuanto pase la elección federal del 7 de junio. Así que la carrera para sustituir a Gustavo Madero ha comenzado. Y en el otro carril también ya hace ejercicios de calentamiento Margarita Zavala. Hagan sus apuestas… Los dados mandan Serpiente. Mal comienza la semana.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add