×
Manú Dornbierer
Manú Dornbierer
ver +

" Comentar Imprimir
27 Mayo 2017 04:00:00
Ay, canciller Vicegaray…
John Kelly , Secretario de Seguridad del presidente Trump merece un aplauso y el secretario de estado Tillerson igual. Dijeron algo que el mundo entero ha estado esperando escuchar por años y nunca se dijo .Y los mexicanos estaríamos mucho menos entrampados en la narcoviolencia, la mala reputación, el crimen cada vez más competitivo y descarado, de haberse comprendido y dicho esta realidad hace mucho tiempo. Estas fueron las palabras de Kelly:

“Si los estadounidenses entendieran que pasárselo bien el fin de semana con unas drogas tiene como resultado muertes en México o en Colombia, si entendieran que eso provoca la muerte de periodistas y gente de toda la región, eso reduciría la cantidad de drogas consumidas”.

La nota transmitida por “agencias” lo que significa que sorprendió en general se completa así con lo dicho nada menos que por el inteligente y justo secretario de Estado Rex Tillerson:

“Los estadounidenses deben aceptar que tienen un problema de adicción a las drogas si es que se quiere poner fin al flagelo del narcotráfico y la violencia transfronteriza.

Tras conversar con altos funcionarios mexicanos sobre la lucha contra el crimen organizado, afirmó que la demanda de opioides en su país es una de las principales responsables de la devastadora cantidad de muertes por sobredosis en Estados Unidos y la narcoviolencia en México. “Como estadounidenses aceptemos que el mercado es nuestro”.

Por su parte el Secretario de Seguridad Nacional John Kelly coincidió en que el país es un imán para las drogas debido a la demanda de muchos adictos y admitió que es México el que más sufre por el peso de la violencia del crimen organizado.

Pero a tan claras y necesarias palabras, al escuchar ¡por fin! la aceptación de tan evidente verdad capitalista - “la demanda rige la oferta”- el canciller de México en vez de felicitar a sus pares y decirles, bueno, ahora si nos estamos entendiendo y debemos inmediatamente trabajar en una solución, como niño bien portado dijo algo así como “todos o nadie tenemos la culpa”. Sólo que no se trata de travesuras escolares sino de más de cien mil asesinatos en la Guerra Gringa que Calderón aceptó organizarle a George W Bush y que por lo visto ya no se puede controlar. Sólo que se trata de detener además uno de los negocios más redituables e intocables de Estados Unidos, el de la venta de ARMAS. Sólo que se trata del descrédito universal de México.

VISITA A WASHINGTON.
Hablando de nuestra secretaria de Relaciones Exteriores cuyo jefe es precisamente el señor Videgaray, aunque para algunos su apellido se escribe con C de “vicepresidente” y futuro heredero de Peña, dado que es la pieza clave de su gobierno y que sólo se eclipsó por un momento al enojarse el país entero por la visita del candidato Trump que nos asestó, cuando la que parecía la posible vencedora era la candidata demócrata, muchos nos hemos preguntado si el actual canciller no estaba al tanto desde entonces de la jugarreta que el destino le jugó al mundo. De ser así sería muy interesante saber porque , nuestro canciller conocía por adelantado el resultado de las elecciones estadounidenses. Ojala nos platicara… Se sabe que es amigo del yerno de Donald Trump, pero lo demás no lo sabemos.

Fui cinco días a esa muy agradable capital del imperio invitada por unos amigos gringos republicanos pero acapulqueños, para asistir a la premiere de la opera “La Cenicienta” en el teatro de la Embajada de Francia. Michael Reilly es el director de la Washington Opera Society. El nuevo embajador de México, su excelencia Gerónimo Gutiérrez era el invitado de honor esa noche y tras haber sido anunciado y esperado un rato dejó su asiento vacío . Para una ausencia así se acostumbra cuando menos enviar un representante de la sede diplomática . Confieso que como mexicana y por mi país me sentí avergonzada de su falta de educación .

Han decaído nuestros representantes en el extranjero. Permítaseme quejarme un poco de ellos. Hace un par de años presente libros míos en la Biblioteca (de habla española) Blesdel de Lugano, Suiza. Hubo suizos hispanoparlantes por supuesto, pero también españoles y latinoamericanos de diferentes países habitantes de esa preciosa ciudad, pero no hubo ni un solo mexicano y eso que el embajador era amigo. Qué diferencia con el trato recibido por nuestro embajador en París en aquel momento Agustín García-López Loaeza que en momentos tan difíciles para México y Peña Nieto supo conseguir que encabezaran mexicanos aquel el desfile del 14 de julio de 2015 y que el muy admirado barco escuela mexicano “Cuauhtémoc” fuera recibido con honores.


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2