×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
26 Diciembre 2016 04:09:00
Ayuda a pirotecnia
El gobernador es generoso. Ese es el mensaje que, supongo, se quiere mandar a los ciudadanos. El mexiquense Eruviel Ávila ordenó el 23 de diciembre la entrega de 11 mil pesos a cada uno de los 300 locatarios del mercado de San Pablito. Esta ayuda gubernamental será entregada también en los próximos meses, en tanto se concluye la reconstrucción del mercado que fue completamente destruido por las explosiones del pasado 20 de diciembre.

“Me pongo a pensar –declaró el gobernador– qué habrá mañana en la cena de Navidad, en Año Nuevo, cómo van a salir adelante en estas fechas... Que sepan, y estamos demostrando en estas fechas, que somos un gobierno solidario”.

El gobernador también prometió becas y entregó canastas alimentarias, “paquetes invernales” (supongo que eran cobijas), vales para estudios de laboratorio, servicios de orientación médica y, en caso necesario, tratamiento psicológico.

No fue Eruviel el único gobernante que mostró generosidad con los vendedores de pirotecnia del mercado de San Pablito. El presidente Enrique Peña Nieto, luego de visitar a los heridos en el hospital de Alta Especialidad de Zumpango, ofreció “trabajar con los artesanos que perdieron prácticamente gran parte de su patrimonio ante este evento”.

Afirmó que había dialogado “con los líderes de los artesanos y nos comprometimos para apoyar a todos los artesanos, a los 300 locatarios, para recuperar o apoyarles a que nuevamente puedan reiniciar (sic) el próximo año sus actividades normales y lograr la reconstrucción de este mercado”.

La generosidad es una hermosa característica del ser humano. La gente la admira. Por eso los políticos recurren siempre que pueden a ella. En una democracia los electores no se sienten necesariamente persuadidos por los estadistas que manejan de forma honesta y eficaz los recursos públicos, pero siempre se conmueven ante la lágrima de un niño o de una familia que recibe un regalo de un político en medio de una tragedia. No es nada nuevo. No se requieren cámaras de televisión para que se dé el fenómeno. Ya lo advertía Juvenal en su Sátira X: “Este pueblo ha perdido su interés por la política. ahora deja hacer y sólo desea con avidez dos cosas: pan y circo”, panem et circenses.

En este caso el pan es el subsidio a una industria que proporciona una forma de circo, esos cohetes que contaminan el aire, que perturban la tranquilidad de pueblos y ciudades, que queman a niños y matan a trabajadores, usuarios e inocentes.

Mostrar solidaridad con quienes han sido víctimas de una tragedia es una cosa. Usar dinero de los contribuyentes para subsidiar una industria contaminante y peligrosa es otra muy distinta.

No estoy a favor de prohibir la pirotecnia. Esto sólo la empujaría a la clandestinidad y aumentaría sus riesgos. Considero que se debe regular de forma más estricta, y no sólo la fabricación y venta, sino también el uso: es inaceptable el uso de cohetes en la noche y madrugadas en las fiestas religiosas.

El dinero público no debe usarse para subsidiar a una industria contaminante y peligrosa. El Gobierno no debe ofrecer dinero a los “líderes” con los que habló Peña Nieto, ni sólo a los locatarios de un mercado.

Pero entiendo que mis palabras de poco servirán. Tanto el gobernador Ávila como el presidente Peña Nieto tienen la mira puesta en las elecciones del Estado de México del 4 de junio de 2017. Sus caravanas de generosidad con sombrero ajeno buscan simplemente comprar votos. Panem et circenses. Las cosas no cambian.

AGRIDULCE

La Navidad tiene siempre un toque de alegría y otro de tristeza. Es un momento de convivir en familia, pero puede ser también solitario y marcado por ausencias. Espero que usted haya pasado muy bien la suya.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add