×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
12 Septiembre 2018 04:00:00
Ayúdenos a prevenir, no más
El pasado lunes ocurrió en una conocida preparatoria privada en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, una tragedia que rápidamente se hizo viral en redes sociales: un joven estudiante se quitó la vida dentro de las instalaciones de la institución. Este terrible acontecimiento sucedió en el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

La institución cuenta con diversos programas de orientación, así como de seguimiento, que apoyan a aquellas personas que tienen problemas emocionales y personales, o simplemente a aquellos que necesiten hablar. Sin embargo, tal vez faltaría reforzar su difusión entre la comunidad estudiantil y docente o simplemente no son tan recurridos; están estigmatizados.

¿Cómo se relaciona este evento, no aislado, con nuestro estado? De acuerdo con datos oficiales de la Fiscalía General del Estado (FGE), la tasa de muerte autoinfligida se ha disparado en comparación con 2017. Hace un año, se habían registrado 108 suicidios mientras que en lo que va del año se han registrado 179.

Esto equivale a un alza en la tasa del 66 por ciento.

Siguiendo con los datos publicados por la FGE, la Región Sureste, donde se ubica la ciudad de Saltillo, se registran 68 casos; destacando por tener la tasa de suicidios más alta de todo el estado. En la Región Laguna, donde se encuentra la ciudad de Torreón, hay registrados 36. En promedio, en nuestro estado, hay 5.2 suicidios por semana, y las principales víctimas son hombres de entre 21 y 30 años; edad universitaria y postuniversitaria.

No se puede afirmar que existe una única causa a este desafortunado evento; hay casi tantas como personas. Lo que para algunos puede ser un problema mayúsculo, para otros es algo que solo requiere un poco de esfuerzo y viceversa.

Entonces, si es un problema tan complejo, ¿cómo podemos ayudar a aquellas personas que viven con este tipo de pensamiento? En primer lugar, es importante mencionar que las autoridades estatales han tomado medidas en contra del suicidio: se ha estado trabajando para evitar y prevenir. Cabe mencionar que dentro de estos esfuerzos se encuentran incluidas organizaciones de la sociedad civil, seguridad pública y grupos religiosos.

En segundo lugar, y desde mi punto de vista, el más importante, debemos desestigmatizar, juntos como ciudadanía, las terapias con psicólogos y promover la salud mental.

Es momento de dejar de ver al psicólogo como un “cura-locos”. Ellos tienen la capacidad y autoridad intelectual para detectar, dar seguimiento y tratar problemas emocionales.

Debemos aceptar que la salud mental es algo existente y sumamente importante, y más aún en el mundo que vivimos: siempre rápido, siempre en movimiento, siempre cambiante.

Debemos unir esfuerzos, como seres humanos, para ayudar a todas aquellas personas que se encuentren en momentos de vulnerabilidad emocional.

Comencemos con nuestros familiares, con amigos y compañeros. Aceptemos la ayuda brindada en caso de necesitarla. Comprendamos que no estamos solos, aunque haya veces en las cuales nos sintamos así.

Dejemos de hacer burlas o chistes. Cuidemos nuestro entorno y apoyemos a todas aquellas personas que lo necesiten; indudablemente, todos necesitamos una mano amiga. Comencemos por nosotros mismos: ¡nadie está exento!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2