×
Leopoldo Ramos
Leopoldo Ramos
ver +

" Comentar Imprimir
24 Enero 2016 05:08:23
Barbarie
Hubo una época en la que los sicarios se desplazaban por las calles y carreteras de Coahuila sin preocupación de ser detenidos, pues en el menor de los casos la autoridad se agachaba, o volteaba la vista a su paso; en el peor, abanderaba su trayecto y les dejaba vía libre para secuestrar, extorsionar, amenazar, asesinar.

Por un tiempo los verdugos del crimen organizado ni siquiera se debieron preocupar por tener casas de seguridad o bodegas donde mantener cautivas a sus víctimas, torturarlas, matarlas y deshacerse de sus cadáveres desintegrándolos en ácido o incinerándolos con la ayuda de diesel y otro tipo de combustible dentro de tambos de acero, pues por lo menos en la frontera podían hacerlo dentro del Cereso de Piedras Negras, a donde podían entrar y salir a placer.

De acuerdo con una investigación de La Jornada, se pudo conocer sobre una indagatoria abierta en la Procuraduría General de Justicia del Estado respecto al asesinato de por lo menos 150 personas en el interior de ese reclusorio. Según las autoridades, la mayoría de las víctimas eran integrantes del crimen organizado, pero no todas, y ahora existe la versión respecto a que niños y mujeres pudieron haber sido torturados y exterminados ahí. De acuerdo con la investigación, los delincuentes secuestraban a sus víctimas en Piedras Negras, Nava, Guerrero y otros municipios de la zona norte; luego los llevaban al Cereso donde los torturaban, mataban y desintegraban.

“No hay indicios de que los occisos hayan sido sepultados en el interior del Cereso. En 2014 y 2015 la Subprocuraduría para la Investigación y Búsqueda de Personas No Localizadas en Coahuila hizo revisiones de campo en los patios del reclusorio y no encontró información para asegurar que el lugar se convirtió en cementerio clandestino. Sin embargo, de manera extraoficial, se supo que policías y militares hallaron evidencias, como restos de tambos de acero y de combustible, de que el lugar se pudo utilizar para incinerar y desaparecer a personas secuestradas y asesinadas”.

Lo que pasó en Piedras Negras confirmó las versiones de familiares de personas desaparecidas respecto a la complicidad de las autoridades en la ola de desapariciones y asesinatos ocurridos en Coahuila entre 2008 y 2011, el periodo más terrible de violencia en la entidad.

“Es una atrocidad lo que hicieron. Saber que mataron a 150 personas dentro de un penal es increíble, pero ahora queremos saber quiénes eran y dónde están; es lo que queremos saber y eso lo debe aclarar la autoridad”, demandó la profesora de Secundaria Silvia Ortiz Solís, quien desde la asociación civil Grupo Vida coordina acciones de búsqueda de desaparecidos, incluyendo el de su hija.

Según la PGJE hay ocho personas detenidas y sujetas a proceso penal por los hechos en la cárcel fronteriza.

De manera extraoficial se sabe que algunos son expolicías y sicarios, pero es difícil de creer que la estela de corrupción y de omisiones no llegara a quienes tuvieron a cargo la seguridad de los coahuilenses y al de evitar que las cárceles se convirtieran en campos de exterminio.

@FiliasyFobias / .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2