×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
03 Marzo 2017 04:00:00
Barbosa y el PRD; mentiras y mentirosos
En las llamadas “redes” se han decantado tres debates sobre la crisis que vive el PRD y la fuga de sus figuras.

El primero tiene que ver con la “descocada” declaración de Miguel Barbosa, quien dijo que se iría del PRD, el día que el partido amarillo hiciera una coalición con el PAN.

La segunda se refiere a la “desmemoriada” declaración de algunos jefes del PRD, que amenazan con expulsar a Barbosa, por apoyar a López Obrador, lo que supone una traición mayor.

Y la tercera parece la “botarga” en el pastel, ya que los bots no se ponen de acuerdo si llamar a Barbosa “traidor” o “solovino”.

Como saben, luego de anunciar que apoyaría la candidatura presidencial de AMLO, los jefes del PRD pidieron al senador Miguel Barbosa abandonar la coordinación de los senadores amarillos y que dejara el partido.

Barbosa se negó y en medio de una fea escaramuza de dimes y diretes y un pataleó con el clásico “no me voy, no me voy y no me voy”, sacó de la manga una “decisión brillante”. Dijo: “Cuando el PRD apoyara al PAN, hiciera una coalición con el PAN, yo me iría del PRD. No estaría en un partido que fuera de la estrategia del PAN”.

Está claro que Barbosa se refería a una alianza PRD-PAN, en 2018. Sin embargo, la terca realidad demuestra que la memoria del senador Barbosa es flaca y su convicción anémica. ¿Por qué?

Porque en los últimos 25 años se han producido no una, ni dos y tampoco cinco coaliciones PAN-PRD, sino por lo menos 25 alianzas electorales del PRD y el PAN en otras tantas elecciones estatales.

Y si lo dudan, van los datos de algunas de esas coaliciones.

1.- En 1992, en Durango, el panista Rodolfo Elizondo, motejado como “El Negro”, compitió contra el PRI en alianza con el PRD y perdió.

2.- En 1999, en Coahuila, el panista Juan Antonio García Villa compitió contra el PRI en alianza con el PRD y perdió.

3.- En ese 1999, en Nayarit, el panista Antonio Echevarría compitió por el Gobierno estatal, en alianza con el PRD y ganó.

4.- Hoy, también en Nayarit, el hijo del exgobernador, del mismo nombre, va de nuevo por el gobierno, también en alianza con el PRD.

5.- En el año 2000, en Chiapas, el perredista Pablo Salazar Mendiguchía, fue en alianza de todos contra el PRI y ganó. Hizo un gobierno de terror y fue a parar a prisión, Y hoy le mienta la madre a los partidos y busca una candidatura presidencial independiente.

6.- En 2001, en Yucatán, el panista Patricio Patrón ganó la elección local gracias a una alianza con el PRD.

7.- En 2010, en Oaxaca, el perredista Gabino Cué ganó el Gobierno estatal en alianza con el PAN.

8.- En 2004, en Chihuahua, el panista Javier Corral compitió en alianza con el PRD y perdió.

9.- Repitió en 2016 y en alianza con el PRD ganó.

10.- En 2010, en Sinaloa, Mario López Valdez compitió contra el PRI, en alianza PAN-PRD y ganó.

11.- Ese mismo año, en Puebla, Rafael Moreno Valle fue en alianza PAN-PRD y ganó.

12.- En 2010, en Hidalgo, Xóchitl Gálvez compitió en alianza PAN-PRD y perdió.

13.- En 2013, en Baja California, el panista “Quico” Vega fue en alianza PAN-PRD y ganó.

14.- En 2016, en Durango, José Rosas Aispuro compitió en alianza PAN-PRD y ganó. La lista sigue –y llega a por lo menos 25 alianzas PAN-PRD–, entre las que destacan las victorias recientes de Carlos Joaquín en Quintana Roo y Miguel Ángel Yunes, en Veracruz. Muchos otros, claro, perdieron.

¿De qué habla el senador Barbosa cuando se refiere a una suerte de traición ideológica por una alianza PAN-PRD en 2018 ¿No avaló el senador Barbosa muchas de las alianzas estatales arriba citadas?

¿Por qué se escandaliza el senador de una alianza PAN-PRD en la presidencial, cuando él mismo promovía las alianzas estatales entre amarillos y azules? ¿No es incongruente, o sólo se justifica?

Y en el caso de la dirigencia del PRD, que encabeza Alejandra Barrales, tampoco tiene memoria cuando acusa de traición a Barbosa, ya que en muchas de las coaliciones recordadas arriba –sobre todo la elección de Javier Corral–, muchos perredistas hicieron campaña por el panista, mucho antes de que se decidiera una alianza. ¿No fue traición?

Es decir, si se acusa a Barbosa de traición, los traidores en el PRD son todos. Pero el problema, en realidad, no son las alianzas, sino el insultante oportunismo y la incongruencia.

Y sobre el tercer debate, en torno a motejar a Barbosa como “solovino”, vale recordar que el 9 de junio de 2016, López Obrador dijo que muchos ciudadanos llegan voluntariamente a Morena, “a los que yo llamo cariñosamente ‘solovinos’, que sin ser acarreados fueron a darnos su apoyo y respaldo”.

¡Que a nadie escandalicen las palabras!

Al tiempo.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add