×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
30 Julio 2018 04:00:00
Bartlett y las CFE
Empecemos por descartar uno de los grandes mitos de nuestra historia: Manuel Bartlett no se robó las elecciones de 1988 con una caída del sistema de cómputo del programa de resultados preliminares. Ni en ese año, ni nunca hemos tenido voto electrónico. Los PREP son sólo un esfuerzo por adelantar resultados. El voto lo emitimos los ciudadanos sobre papeletas, las cuales contamos físicamente en las casillas electorales. Las actas de los resultados se envían a centros distritales donde se suman y se reportan a la autoridad electoral central. Callar el PREP electrónico no serviría para ningún propósito práctico.

Es cierto que las computadoras que debían adelantar los resultados preliminares del 6 de julio de 1988 se apagaron a las 8:30 la noche cuando mostraban a Cuauhtémoc Cárdenas adelante en la votación, pero a esa hora los resultados provenían principalmente de casillas urbanas donde la ventaja del candidato del Frente Democrático Nacional (FDN) era de esperarse. ¿Hubo una instrucción de Bartlett o de alguien más para apagar las computadoras? Es difícil saberlo. De lo que no hay duda es que el fraude no fue electrónico.

Sí hubo fraude, pero se hizo a la vieja usanza: con un padrón electoral manipulado, con el voto obligado por el PRI de trabajadores sindicalizados, con las urnas embarazadas antes de comenzar la votación, con los pueblos que votaban por unanimidad ante la presión de los caciques, con la cobertura aplastante de los medios a favor del partido oficial, con los abundantes recursos financieros del PRI (aportados por gobiernos) frente a la precaria situación del FDN y el PAN, con las mayorías absolutas del PRI y el Gobierno en los consejos distritales y la Comisión Federal Electoral (la CFE de entonces) presidida por Bartlett, mayorías que eran garantizadas por la ley electoral de 1987 impulsada por Bartlett.

Jorge Alcocer, representante del FDN, ha recordado en entrevistas casos que muestran cómo se llevó a cabo el fraude. En un centro distrital en Puebla, por ejemplo, le agregaban un cero a los resultados de Carlos Salinas de Gortari, con lo que multiplicaban por 10 su votación. La falsificación era burda y quedaba en evidencia por las actas del FDN y el PAN. La mayoría absoluta de la CFE, sin embargo, le permitió al PRI dese-char las impugnaciones. Cuando después de la decisión Alcocer protestó, el presidente de la mesa respondió con cinismo: ¿Qué no cree usted en la democracia?

No, Bartlett no hizo un fraude desconectando computadoras. El fraude se hizo con las viejas prácticas de un sistema construido para mantener el poder con la operación de caciques, líderes sindicales, gobernadores y presidentes municipales, los baluartes del régimen de partido único.

El que Bartlett regrese hoy a un cargo en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador demuestra que el viejo PRI no ha desaparecido, simplemente ha cambiado de máscara. No hay, por otra parte, duda sobre cuál será su función en su nueva CFE, la Comisión Federal de Electricidad: echar para atrás la reforma energética que tanto combatió en el Senado, sin enmendar una vez más la Constitución. Su papel es ayudar al sistema a regresar a los tiempos del viejo PRI, el mismo que cometió el fraude electoral de 1988, un fraude para el que no había que desconectar ninguna computadora, sólo recurrir a las maniobras de 1929, 1940, 1952 y tantas otras elecciones.

Gael y el 88

El actor Gael García escribió en Twitter el 1 de julio que en el 88, cuando era niño, defendió el voto “duramente pisoteado por el fraude. Sé [que hoy] deposité mi voto pensando en esa imagen”. Lo curioso es que su voto ha servido para reincorporar al poder a Bartlett, el arquitecto del fraude del 88.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2