×
Leopoldo Ramos
Leopoldo Ramos
ver +

" Comentar Imprimir
09 Agosto 2015 01:50:11
Base Cero
Diputados locales se reunirán esta semana con alcaldes y tesoreros de los 38 ayuntamientos para anticipar los lineamientos a seguir al momento de diseñar el proyecto de ley de ingresos para el siguiente año.

No es que las autoridades municipales desconozcan el procedimiento, pues fueron parte de él en 2013, cuando estaban a punto de iniciar funciones, y luego en 2014, al definir los presupuestos para el año en curso. Lo que harán los legisladores es ponerlas al tanto de la expectativa de ingresos para 2016, cuando el país resentirá una caída en los ingresos por el desplome en el precio internacional del petróleo.

La economía mexicana está en el centro de un círculo vicioso: el precio del petróleo bajó, lo cual redujo los ingresos de divisas al país, lo cual llevó a la empresa Petróleos Mexicanos a disminuir la producción. Esto último significa que México venda menos combustible y, lo peor, barato.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó a los gobernadores que la reducción presupuestal para el siguiente año podría ser de 62 mil millones de pesos. “De ese tamaño es el boquete por la baja del petróleo”, dijo el gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez.

“62 mil millones de pesos equivalen a dos puntos del IVA, y para nosotros representaría una baja de cuando menos 600 millones de pesos (para 2016)… Desde este año puede haber riesgo, porque si bien se aseguraron los ingresos del petróleo, no así de la producción, y como la reforma tardó en llegar, México empezó a declinar su producción, entonces tal vez a fines de este año tengamos algunas dificultades”, advirtió.

El presidente de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado, José María Fraustro Siller, anticipó que ante la nueva realidad financiera, el Gobierno del Estado y los ayuntamientos deberán reducir de manera importante sus gastos en nómina y rubros no elementales para el desarrollo de la comunidad, como viáticos y propaganda, y también “hacer ajustes en materia de obra pública y programas sociales; es algo que no se debe descartar”.

Para 2016, la Cámara de Diputados aplicará por primera ocasión el esquema de Presupuesto Base Cero que “consiste en revaluar cada uno de los programas y gastos, partiendo siempre de cero; es decir se elabora como si fuera la primera operación de la empresa, y se evalúa y justifica el monto y necesidad de cada renglón del mismo. Se olvida del pasado para planear con plena conciencia el futuro”, según define el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas del Congreso de la Unión.

Este año, el Gobierno de Coahuila presupuestó egresos por 41 mil 800.6 millones de pesos, de los cuales 36 mil 11.9 millones corresponden a participaciones y aportaciones del Gobierno Federal. Para 2016, la expectativa de ingresos de los gobiernos municipales se debe basar en condiciones difíciles, no de estabilidad financiera, y menos aún de bonanza.

Ahora mismo hay ayuntamientos de Coahuila al borde de la quiebra, como el de San Pedro, cuyo alcalde Juan Francisco González González, del PRI, no encuentra la manera de sortear las deudas: 20 millones de pesos por cuotas rezagadas al ISSSTE y 9 millones más a la SCHP por no cubrir con oportunidad retenciones del Impuesto Sobre la Renta.

Por ello es importante que desde las autoridades municipales tomen decisiones en materia de disciplina financiera, se despeje cualquier posibilidad de despilfarro y se haga entender a los servidores públicos que el ajuste del cinturón será en serio.

@FiliasyFobias
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2