×
Cristina Orozco
Cristina Orozco
ver +

" Comentar Imprimir
01 Abril 2017 04:08:00
Batalla electoral
A diferencia de otras democracias, la política electoral mexicana no se ha distinguido por su espíritu competitivo. Hace pocos años el PRI empezó a perder espacios. Primero, Baja California, sin embargo, Coahuila es una entidad que no se ha permitido disfrutar de la alternancia gubernamental.

En estas elecciones el PRI tiene la consigna de ganar por las buenas o ganar a cómo dé lugar… pero en Coahuila el reclamo ciudadano contra fraudes y malos manejos se intensifica, por lo cual el PRI va por las buenas y va por las malas.

La base de la democracia radica en la igualdad de todos ante el voto y ante la ley. Los coahuilenses fuimos testigos de la falta de democracia dentro del mismo PRI. Fue evidente que para continuar ejerciendo el poder absoluto e ininterrumpidamente el gobernador impuso al candidato Riquelme, quien en mala hora nos representará y dispondrá a su antojo del monopolio en la distribución del pastel económico estatal, seguramente, su mérito radica en lanzar curvas como ningún otro, pura maña…

Cuentan que, en 1979, en Monclova cayó una tromba política. Carlos Páez le dio al Partido Acción Nacional (PAN) el primer triunfo en el estado de Coahuila. Relatan que este suceso fue insufrible, ¿panistas en Coahuila? ¡Inconcebible!, los priistas no sabían si darse por muertos. Culpas hubo para repartir, por lo cual muchos fueron al confesionario. Finalmente gustó, pues en años posteriores lo mismo pasó en Frontera, en Ramos Arizpe y en La Laguna. De algún modo la democracia logró filtrarse cambiando los tiempos para bien. Esperemos que este cuento del moreirato no se convierta en el cuento de nunca acabar y los coahuilenses nos lancemos hacia la alternancia, que se limpie el carro completo.

En 1996, en la elección intermedia del gobernador Rogelio Montemayor, el PRI, bajo el liderazgo estatal de Noé Garza Flores, perdió las principales ciudades de Coahuila y la mitad del Congreso del Estado. Fue la primera derrota contundente que sufrió en estas tierras. En elecciones federales la mayoría de las diputaciones y senadurías están en completa oposición al PRI.

Acuña, Torreón, Monclova, Frontera, Sabinas, Saltillo y otros municipios que por ahora escapan de la memoria son gobernados por la oposición; en la elección local que nos precede la gente le dio la espalda al partido del gobernador y de Riquelme; aunque este ganó la Alcaldía de Torreón, fue por los votos que le arrimó el Partido Verde Ecologista, toda vez que el PRI no fue capaz de ganar la elección. Por tanto, para que Coahuila resurja hay que leer las letras chiquitas.

Muchas promesas vamos a escuchar de todos los candidatos, pues a partir del 3 de abril hasta finales de mayo la lucha electoral estará en su apogeo. Será un tiempo bueno para que los ciudadanos observemos los códigos éticos en esta batalla, donde estaremos en fuego cruzado, y poder elegir de forma consciente y no porque me lo manda mi jefe, o el marido.

Habrá que poner atención al consejo de los maestros griegos cuando los candidatos nos den sus argumentos electorales respondiéndoles: “No digas lo que harás, di lo que has hecho”.

Que empiece la batalla. Estaremos atentos a cada momento.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2