×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
19 Noviembre 2017 03:10:00
Bola de cínicos
DEMOSTRANDO SU TOTAL VULGARIDAD, UN grupo de diputadas priístas arremetió en plena Cámara contra otro Legislador al gritarle la famosa porra futbolera “¡Eeeeeh puto!” Y por si fuera poco, una de ellas —Sara Latife- arremetió contra su compañera de partido, Lupita Oyervides, a quien le espetó “no te metas conmigo, la próxima vez que tengas algo que decirme, dímelo en la cara”.

PERO MÁS SORPRENDENTE AÚN, RESULTÓ la justificación del coordinador de la bancada priísta, César Camacho, al decir que no utilizaron la palabra “puto” sino “bruto”, misma que, dijo, “no es un agravio”. Y con todo cinismo dijo que el PRI no agravió a nadie. Por cierto, la diputada plurinominal Latife –ex propietaria de un table dance en Cozumel- fue secretaria de Turismo y luego de Educación durante el mandato del ahora preso Roberto Borge, y actualmente participa en la Comisión de Derechos Humanos en la Cámara baja.

RESPUESTAS COMO LA DE CAMACHO vienen a confirmar cómo el cinismo se ha ido adueñado de la forma de ser del reducido grupo que ostenta el poder político y económico. Hace tiempo que dejaron de asombrarnos las declaraciones que niegan lo evidente, desde el “sí robé pero poquito”, de Layín –ex edil de San Blas, Nayarit-, hasta el viaje del senador Gamboa, utilizando un helicóptero oficial, para ir a jugar golf con el Presidente declarando con todo cinismo que iba a una reunión de trabajo.

CINISMO OMNIPRESENTE Y CON EL que no pasa nada desde el escándalo de la Casa Blanca, en el que con total descaro la esposa del Presidente declaró que era de ella, hasta el nombramiento de un Fiscal a modo para exonerar a la pareja presidencial.

Cinismo puro al justificar como “ataque político” el recién balconeado negocio privado del Partido del Trabajo, subsidiado con recursos públicos, para abrir centros de desarrollo infantil en 12 estados y que sus dirigentes se embolsen cientos de millones de pesos.

CINISMO DE LOS SENADORES AL aprobar el aumento a su remuneración total anual neta en 89 mil 451 pesos, —al pasar de 1 millón 884 mil 312 pesos a 1 millón 973 mil 763 pesos-, incluyendo también el aumento a sus prestaciones. Cinismo de esos senadores –nuestros representantes- que mientras se aumentan sus ingresos no han cumplido su promesa para donar a los damnificados de los sismos los recursos que otorga el INE a sus respectivos partidos políticos. Cinismo de los senadores que sí se dan tiempo para impulsar que se institucionalice el Día Nacional del Mole mientras difieren los nombramientos del nuevo Fiscal General de la República, del Fiscal Anticorrupción y otros 62 pendientes por aprobar. Cinismo también de los diputados –federales y locales- al autoasignarse jugosos bonos de fin de año mientras permanecen callados ante el injusto salario mínimo y son los empresarios quienes proponen elevarlo a 95 pesos diarios.

CINISMO EN TODO SU ESPLENDOR de los partidos políticos –todos- que se autoproclaman paladines y defensores de la democracia mientras eligen a sus candidatos mediante dedazo. Cinismo del titular de la SCT cuando apareció el socavón en el Paso Exprés al decir “mi responsabilidad es simple y sencillamente deslindar responsabilidades”, mientras los sobrecostos y la opacidad son temas que se evaden y ocultan con todo cinismo. Cinismo en darle largas a los involucrados del caso de los sobornos a funcionarios de Pemex por parte de Oderbrecht.

CINISMO DEL GOBIERNO AL NO reconocer y negar todas las irregularidades de los pasados procesos electorales en los que las acciones ilegales fueron más que evidentes. Cinismo en las declaraciones de Moreira I a principio de este año al decir que “a pesar de que yo lo puse no tengo comunicación con el gobernador, no hay relación política. Coahuila vive una tiranía política”. Cinismo al presumir que tenemos mayor seguridad mientras los robos y extorsiones siguen aumentando y continúan las ejecuciones.

Cinismo del alcalde de San Buena al aparecer alcoholizado en un video que se hizo viral, haciendo el ridículo al enfrentarse a elementos de Fuerza Coahuila para luego decir “sí andaba ebrio, pero poquito”. Cinismo del burócrata que al ser mencionado como posible precandidato a la alcaldía declara “seguramente se han fijado en mí porque he hecho bien las cosas”, cuando lo único que ha hecho ha sido nadar de muertito.

PERO MÁS ALLÁ DE UNA lista casi interminable de las muestras del cinismo que padecemos a diario, surge la duda si no se dan cuenta de cómo son o de plano son simplemente cínicos, que les vale y que están demasiado adoctrinados para no ver las grietas en la sociedad. Ante esta conducta nos hace recordar cómo Oscar Wilde definía a un cínico: es una persona que sabe el precio de todo y el valor de nada.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2