×
Alma Carolina Viggiano
Alma Carolina Viggiano
ver +
La legisladora es originaria de Tepehuacan de Guerrero, Hidalgo, es abogada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tiene especialidades en las materias civil, procesal civil y mercantil en la Ciudad de México, así como diversos diplomados en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en el Centro de Investigaciones y Docencia Económica (CIDE). Ha sido secretaria general del PRI en Hidalgo y coordinadora estatal de campaña de Miguel Ángel Osorio. Anteriormente ha sido diputada local por el Distrito XV y diputada federal por el 01. Fue la primera mujer en prsidir el Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo; fue integrante fundadora del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial. Fue coordinadora estatal de la Comisión Interinstitucional para el Nuevo Sistema de Justicia Penal en Hidalgo; secretaria de Planeación y Desarrollo Regional y secretaria de Desarrollo Social en la misma entidad. Escribir a: [email protected]

" Comentar Imprimir
19 Diciembre 2016 04:09:00
Bono navideño
En los últimos días, en medios de comunicación circuló información sobre el mal llamado “bono navideño” que recibimos los legisladores de la Cámara de Diputados, y digo mal llamado porque no se trata de ningún bono, ni de un aguinaldo adicional, sino de recursos para la atención de nuestra gestión legislativa cuyo gasto debemos comprobar.

Los diputados que somos elegidos por el principio de mayoría relativa y que nos mantenemos más cercanos a nuestros electores, sabemos de sus necesidades porque muchos de ellos acuden a nosotros para resolver sus problemas.

No obstante, los diputados no contamos con un presupuesto para obras y acciones o para contratar servicios de asesoría especializada que para ciertos temas legislativos o para el pago de personal, mucho menos para renta de oficinas de gestión en nuestro distrito. Aun así, muchos contamos con casas de atención social y legislativa, donde la gente tiene acceso a nosotros, llevando solicitudes sobre distintas necesidades y problemas, debido a que muchas veces algunas autoridades que sí ejercen un presupuesto municipal, estatal o federal, no los escuchan o incluso son poco accesibles, por lo que los legisladores nos convertimos en un canal de comunicación con autoridades de distintos ordenes de Gobierno y, en muchos casos, nosotros mismos les resolvemos de manera directa con nuestros propios recursos.

Por ello, este recurso adicional, otorgado a cada legislador, debe ser utilizado con responsabilidad y de manera transparente. No omito mencionar que muchos legisladores no tienen casa de gestión y tampoco rinden cuentas y eso afecta a todo el grupo; hoy es urgente y obligatorio hacerlo, tanto de los recursos que recibimos como de la actividad legislativa que ejercemos.

En mi caso, acepté este recurso porque decidí donar los 150 mil pesos al Hospital Regional de Huejutla que, como muchos hospitales de mi estado, tienen muchas carencias, empezando por el desabasto de medicamento. En este caso se invertirá en ello y en equipamiento para el área de mastografía, recurso que vamos a transparentar y eficientar.

De no ejercer este recurso incurriríamos en subejercicio, es decir, ese dinero debería devolverse a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

En cumplimiento a las Leyes General y Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, que nosotros los diputados hemos aprobado, a partir del 2017 tendremos reglas más precisas para transparentar cada peso que se gasta, acción que celebro porque hemos tenido duros cuestionamientos derivados de la opacidad en la asignación de este tipo de recursos que podríamos llamar de “apoyo legislativo”. Reglas a las que estamos doblemente obligados, como servidores públicos y como creadores de dichos ordenamientos.

Este desafortunado episodio debe servir para mejorar el naciente Sistema Nacional de Transparencia y de Acceso a la Información Pública en el que todos debemos contribuir para su consolidación. En suma, el buen juez por su casa empieza.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add