×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
13 Noviembre 2018 04:00:00
Calderón sigue los pasos de AMLO
“No hay más maestro que el enemigo… Nadie sino el enemigo te enseñará a destruir y conquistar… Sólo el enemigo te enseña tus puntos débiles. Sólo el enemigo te enseña tus puntos fuertes”, dice Orson Scott Card en su popular novela de ciencia ficción El Juego de Ender (Penguin Random House, 1985). Y esas frases aplican perfectamente ahora a la decisión que ha tomado el expresidente Felipe Calderón, quien tras su renuncia al PAN –en el que militó toda su vida y por el que llegó a la Presidencia de la República– se propone ahora formar un nuevo partido y de ese modo seguir los pasos y “aprender” de quien fuera su principal adversario en la política: el actual presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

“A López Obrador tenemos que aprenderle la forma en que lo hizo, cómo creó un nuevo partido, desde cero, recorriendo por tierra todo el país. Habrá que recorrer tierra y aprender de su experiencia, habrá que ir por todo el país para lograrlo”, dijo ayer Calderón en una entrevista radiofónica para Ezra Shabot, donde también anunció que a partir de enero iniciará los trámites para crear y registrar una nueva fuerza política ante el INE junto con su esposa Margarita Zavala y a partir de “Libre”, la asociación política que ya encabeza la exprimera dama. “Será un partido ciudadano de corte liberal, que promueva valores como la libre empresa, pero también garantice derechos sociales e individuales y no tenga miedo a definir posturas abiertas en temas como el aborto”, comentó el expresidente.

Paradójicamente, 12 años después de que se enfrentara a López Obrador en la elección más cerrada, polarizada y cuestionada en la historia reciente, y justo en la víspera de que su antiguo contrincante asuma la Presidencia, Felipe Calderón decide emprender el mismo camino que en el 2012 tomó el tabasqueño. Su renuncia al panismo, del que su padre fuera fundador, también se da tras la denuncia de que una “camarilla” secuestró al partido y anuló toda posibilidad de democracia; es el mismo argumento que hace seis años utilizó Andrés Manuel en contra de las “tribus” y “corrientes” que se apoderaron del PRD, al que abandonó para construir Morena sobre el derrumbe de su antiguo partido.

Veremos si en eso también Calderón decide emular y aprender de su antiguo enemigo y si, como hiciera AMLO, él también decide construir su nueva fuerza política a partir de bases y votos de militantes o simpatizantes panistas que pudieran seguirlo en esta nueva aventura política. Porque si López Obrador logró refundar a la izquierda a partir de la formación de Morena y la destrucción del PRD, entonces habría que pensar que hoy el expresidente se propone también una “refundación” de la derecha a partir del debilitamiento del PAN y la formación de un nuevo partido, con un perfil ciudadano, dice, y que no repita los vicios del panismo, que represente los intereses y propuestas de los votantes derechistas.

Así que Calderón se propone “destruir y conquistar” a partir de las enseñanzas de su enemigo. Sólo falta saber si el expresidente, con la misma estrategia y la ruta de López Obrador, obtiene los mismos resultados. Uno es un líder carismático y de masas, el otro un político experimentado que ya fue presidente. ¿Podrá Calderón seguir los pasos de AMLO?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2