×
Ricardo Raphael
Ricardo Raphael
ver +
Licenciado en Derecho por la UNAM. Maestro en Ciencias Políticas por el Instituto de Estudios Políticos de París, Francia. Maestría en Administración Pública por la Escuela Nacional de Administración (ENA) de la República Francesa. Estudios Doctorales en Economía Política y Políticas Comparadas por la Escuela para Graduados de Claremont, California, EU. Secretario General de Democracia Social, Partido Político Nacional. Representante ante el Consejo General del IFE del partido México Posible. Coordinador de la Comisión Ciudadana de Estudios para Eliminar y Prevenir la Discriminación. Actualmente es profesor afiliado a la División de Administración Pública del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Conductor del Espiral, programa de análisis político dominical del Canal 11. Analista Político cotidiano del Noticiero Enfoque de Núcleo Radio Mil. Analista semanal del noticiero nocturno de Proyecto 40. Co-conductor del programa Claves, también de Proyecto 40. Integrante de la mesa editorial de la Revista Nexos. Miembro del Consejo Consultivo de Conapo. Cuenta con diversas publicaciones en temas relativos a: La transición democrática. La función pública. El sistema de partidos. Los derechos. La ciudadanía.

" Comentar Imprimir
05 Octubre 2017 04:00:00
Callarse y ser silenciado
Un periodista no puede ser protagonista. Así como el fotógrafo no debe colocarse entre la cámara y el objeto retratado, de igual manera el reportero debe evitar interponerse entre el lector y la información que reporta.

Ayer, sin embargo, tres profesionales de la información nos encontramos injustamente convertidos en noticia. Un acto de censura nos obligó a serlo y sinceramente lo lamento.

Este texto es un esfuerzo por recuperar la lógica que el oficio exige; es decir, ofrecerle a la audiencia interesada una mirada directa sobre la serie de eventos que llevaron a que uno de los conductores más prestigiados de la radio mexicana, Leonardo Curzio Gutiérrez, se viera forzado a renunciar al micrófono que, durante 18 años, utilizó con gran inteligencia, ponderación y profesionalismo.

Considero relevante consignar tales hechos porque creo que sólo documentando puede conjurarse que en el futuro los periodistas sigamos siendo protagonistas en vez de informadores.

El jueves de la semana pasada publiqué en estas mismas páginas una columna dedicada a criticar la propuesta del presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza, a propósito de eliminar los cargos de elección obtenidos por la vía de la representación proporcional.

Ese mismo día, argumentos parecidos encontraron cabida dentro de una discusión más amplia y enriquecida durante la tertulia política que, en la emisión matutina de Enfoque Noticias, durante 12 años condujo Curzio y compartí con mi amiga María Amparo Casar.

Ciertamente ninguno de los tres fuimos condescendientes con las propuestas del presidente del PRI, pero los argumentos expuestos no fueron ligeros ni carecieron de fundamento. La doctora Casar es experta en temas parlamentarios y su conocimiento ayudó, como siempre, para darle densidad a la deliberación.

De mi lado acusé como oportunismo el haber utilizado el ánimo polarizado posterior al terremoto para hacer avanzar una propuesta cuya intención es reducir pluralidad democrática en México.

Una hora después de concluida la emisión, recibí una llamada cordial de Enrique Ochoa. No fue una conversación fácil porque las posiciones de ambos están obviamente en polos muy distintos. Sin embargo, celebré la apertura para discutir y, al finalizar, ambos mostramos interés por hacerlo públicamente en los medios de comunicación.

No obstante, al día siguiente topé con un mensaje que iba en sentido diametralmente opuesto. Leonardo Curzio me informó que el presidente de NRM Comunicaciones, Edilberto Huesca Perrotín, había decidido dar por terminada la relación laboral que desde hace 19 años sostenía yo con esa empresa. Ahí mismo me enteré que mi compañera María Amparo Casar podría correr con la misma suerte.

La tercera pieza de información me sorprendió aún más: Curzio dijo que presentaría su renuncia en caso de que ambos fuésemos efectivamente cesados. Hasta aquí el recuento de hechos.

Me faltan elementos para comprender el paisaje completo. No conozco cuánta fue la presión que recibió don Edilberto por nuestra causa. Supongo que habrá sido mucha porque se trata de un hombre decente con quien comparto una relación cargada de afecto desde hace demasiados años.

Tampoco sé quién, en concreto, ejerció esa presión y sin embargo me consta que fueron los argumentos vertidos en la tertulia los que detonaron nuestra salida.

ZOOM: La valiente renuncia de Leonardo Curzio eleva los costos para que otro periodista después de él sea silenciado por presiones arbitrarias.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add