×
Carlos Oswaldo Orta
Carlos Oswaldo Orta
ver +

" Comentar Imprimir
01 Noviembre 2017 03:00:00
Cambios NFL, al estilo beisbol
Cada año el beisbol de las Grandes Ligas tiene su época más movida con la llegada del límite de transferencias cerca del final de la temporada.

Decenas de jugadores son transferidos de equipos que no tienen esperanza de calificar a aquellos que son contendientes y con esto los jugadores reciben mejor oportunidad de campeonato y las franquicias los elementos que requieren para completar su roster.

La NFL sin embargo no se caracteriza por estos movimientos, pues con una temporada tan corta son pocos los equipos que están eliminados a mitad de temporada y pocos quienes pueden asegurar una calificación o eliminación.

Pero este 2017 ha sido completamente distinto, con movimientos importantes de jugadores que eran estrellas en sus equipos, pero que de alguna u otra manera tenían problemas internos.

El improbable cambio de Jimmy Garoppolo, el quarterback del futuro de los Patriotas de Nueva Inglaterra fue la primera bomba fuerte que estalló, seguida por los cambios del corredor de los Delfines de Miami, Jay Ajayi y ya más tarde en el día del exestrella de Clemson, Kelvin Benjamin de Carolina hasta el norte de los Estados Unidos, a los Bills de Búfalo.

A excepción del cambio de Jimmy G, que obedeció a los problemas de finanzas que generaría tener a dos mariscales bien pagados en un equipo (Tom Brady ganaría menos de la mitad que su suplente de haberse quedado), el resto son cambios que buscan sacudir a franquicias que están apagadas o bien que requieren un impulso extra para despertar.

Al más puro estilo del MoneyBall inventado por Billy Beane de los Atléticos de Oakland a principios de los 2000, las franquicias de la NFL intentan que una sacudida a media temporada les dé ese extra que los lleve a otro nivel.

Por ahora este nuevo estilo de manejo en el deporte de las tacleadas ha sorprendido, pero los resultados, positivos o negativos, están apenas por verse.

Tercera y Largo

Las fuertes lesiones siguen y ahora fue el ala cerrado de los Osos de Chicago, Zach Miller, el que protagonizó una situación muy difícil el domingo pasado.

Miller sufrió la dislocación de la rodilla pero esto afectó arterias, lo que puso en severo riesgo su extremidad, pues se pensó en la amputación de la pierna.

Afortunadamente se pudo evitar, pero quedó claro el alto riesgo que este juego implica para sus jugadores, algo que justifica sus demandas de trato más digno de parte de los dueños.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2