×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
23 Mayo 2019 04:00:00
Campanazo: fortalecerían al Congreso con un tercer periodo ordinario de sesiones
La Comisión Permanente apisonó ayer el terraplén por donde continuará marchando el proceso legislativo para la conformación definitiva de la Guardia Nacional.

Apenas anteayer, martes 21, el Senado en su periodo extraordinario aprobó las cuatro leyes secundarias relativas a esa nueva corporación de seguridad pública, y ahora, un día después, 22, la Comisión Permanente ha convocado a la Cámara de Diputados para erigirse hoy, jueves 23, en un nuevo periodo extraordinario de sesiones, exprofeso para revisar, discutir y votar las leyes secundarias de marras.

La discusión, este jueves, será maratónica: En las primeras horas del día, el trabajo en comisiones; por la tarde-noche, el dictamen de la minuta llegaría al Pleno, para su discusión y votación final.

Admirativo, el presidente de la Junta de Coordinación Política de San Lázaro, Mario Delgado Carrillo, reconocía el logro del consenso en el Senado, prohijado por Ricardo Monreal. Decía que esperaba que esto mismo ocurriera ahora en la Cámara de Diputados.

Aunque… una inesperada propuesta de Martí Batres -que mereció el respaldo cuasi absoluto de quienes conformaban el Pleno-, cimbró también los territorios del Congreso de la Unión: La creación de un tercer periodo ordinario de sesiones.

Esto, en el marco de la necesidad que han tenido los legisladores de convocar a uno, dos, tres periodos extraordinarios. Si el primero sirvió para sacar casi diez leyes, entre éstas la de la Guardia Nacional, y el segundo -en ciernes- también, el tercero ocurrirá a mediados de junio, para discutir y votar casi una docena de dictámenes, entre los cuales figuraría la Ley de Extinción de Dominio.

Esto fue lo que planteó Martí Batres Guadarrama, presidente de la mesa directiva de la Cámara de Senadores y prominente senador de Morena: “Se puede decir que el avance de la democracia también se mide por el número de veces que se reúne un Parlamento al año, es sabido que los parlamentos donde hay menor desarrollo democrático hay un menor número de sesiones de los mismos, en cambio las democracias avanzadas, los parlamentos resuelven multiplicidad de asuntos cotidianamente.

“Por ejemplo, el parlamento de Gran Bretaña, desde sus orígenes se reúne permanentemente, y solamente descansa en los períodos de Pascua, Verano y Navidad”.

“También el Congreso de Estados Unidos de América lo hace así, desde 1787, y Canadá desde que tiene Parlamento propio”.

“El Parlamento francés tiene un período anual de nueve meses”.

“Y más recientemente la Constitución de Guatemala, en 1985 estableció dos períodos de cuatro meses y medio”.

Y Brasil, hizo lo mismo en su Constitución de 1988.

A su vez, con mayor alcance, la Constitución Argentina de 1994 estableció un período de nueve meses.

“Y la Constitución de Ecuador de 2008, ordena que el Congreso sesione permanentemente con sólo dos recesos de 15 días cada uno”.

“En el caso de México, los Constituyentes de 1824, determinaron que habría sólo un período de sesiones”.

“La Constitución de 1857 estableció dos períodos de sesiones, pero la Constitución de 1917 reestableció un solo período de sesiones de cuatro meses, el cual se mantuvo durante 76 años continuos, hasta 1993 se estableció un segundo período ordinario de sesiones en mes y medio”.

“En 2004 dicho período se amplió del 1 de febrero al 30 de abril, hoy en día tenemos en total sesiones plenarias, ordinarias por seis meses y medio”.

“Sin embargo, la realidad de un país en intenso proceso de cambio ha obligado al Poder Legislativo desde hace tiempo a recurrir a constantes períodos extraordinarios de sesiones; tal vez ha llegado el momento de realizar otra reforma para introducir un nuevo período ordinario de sesiones, un tercer período”.

“Eso implicaría una modificación a los artículos 65 y 66 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para ubicar el tercer período ordinario de sesiones entre los meses de junio y julio, con mayor precisión, del 8 de junio al 31 de julio para dejar libre la fecha de las elecciones constitucionales”.

“Actualmente el segundo período termina el 30 de abril y el primer período comienza hasta el 1º de septiembre, lo que da lugar a un largo receso de cuatro meses”.

“En medio quedaría muy bien un tercer período ordinario de sesiones”.

Si el Congreso mexicano sesiona en más ocasiones, de manera más constante a lo largo del año, el Parlamento podría tomar decisiones permanentemente, los temas nacionales se debatirían con fuerza a cada momento, se podrían realizar las reformas que el país necesita sin esperar a los períodos ordinarios o a lograr los acuerdos para los períodos extraordinarios y se trabajaría en conjunto al ritmo que reclama nuestra sociedad.

Es cierto que el trabajo parlamentario no se reduce a las sesiones plenarias, hay reuniones de comisiones, comparecencias, recorridos, parlamentos abiertos, etcétera, pero también es cierto que las decisiones y reformas legislativas sólo pueden ser tomadas en sesiones plenarias.

“Por eso requerimos de un Parlamento que sesione al modo de los poderes legislativos más desarrollados de nuestro hemisferio y de la vieja Europa, de tiempo completo, esto fortalecerá el equilibrio de poderes, la capacidad transformadora del Poder Legislativo y su proyección con imagen de trabajo frente a la sociedad”.

Es un campanazo el de Batres. Un tercer periodo ordinario de sesiones robustecería al Congreso mexicano y se acercaría a la figura -ahora, todavía mítica muchas veces- de un contrapeso real del Poder Ejecutivo. El equilibrio de poderes en México avanzaría con tranco de gigante.

Tan pronto Batres planteó su propuesta, diputados y senadores de todos los partidos políticos se adhirieron a ella.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2