×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
06 Octubre 2017 04:00:00
Candidatos-alcaldes: la nueva plaga
En víspera de la conclusión en la calificación de la elección de Coahuila por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en consecuencia del cúmulo de irregularidades denunciadas por los actores políticos y el mismo Instituto Nacional Electoral, pareciera que a este último esa turbulenta jornada electoral poco aprendizaje le dejó.

Y es que el pasado 28 de septiembre, en sesión ordinaria y en franca subordinación, los consejeros del IEC aprobaron por mayoría de votos (cuatro votos a favor y tres en contra) el proyecto de acuerdo en el cual se determina que los alcaldes que el 1 de enero tomarán posesión de su cargo y que deseen reelegirse en 2018, estarán, por lo menos, 4 meses al frente de la Administración municipal. Es decir que a discreción y sin más fundamento que el de beneficiarles, fijaron el 28 de abril como la fecha límite para estos voraces candidatos-alcaldes, dejen su encargo.

Bajo esta absurda disposición, el próximo año tendremos en las calles a diversos alcaldes que en ejercicio de sus funciones alternarán dentro de sus jornadas laborales actividades de proselitismo al mismo tiempo que dirigirán los destinos del municipio, al menos hasta un día antes del inicio de la campaña electoral, es decir que quienes fueron electos el presente año como alcaldes gozarán de la extraordinaria canonjía de disponer del recurso humano, material y económico del municipio para el cual fueron elegidos para volver a contender en los comicios del año 2018 y asegurar su reinado por otro periodo de 4 años.

Es evidente que el acuerdo incorporado con calzador, en los lineamientos que deberán observar los participantes en la contienda próxima, lleva una evidente dedicatoria, con nombres y apellidos, ya que muchos de los recién electos alcaldes han dejado ver su intención de reelegirse para el mismo cargo en los comicios del próximo año, lo anterior, ante la evidente necesidad de trascender después del año que durará su encargo y que consideran poco tiempo para materializar sus proyectos, políticos o personales.

Con este acuerdo, el Instituto Electoral local sepulta lo que originalmente el Código Electoral sostenía, y que era que los ediles, para participar en la elección del 2018 tenían que separarse de sus cargos a sólo cinco días de haberlo iniciado (5 de enero), lo que en nada me parece que afecte a quienes a sabiendas de lo corto de la duración de su encargo, deciden buscar la reelección, sin embargo, el IEC se sintió defensor de los mismos y sin que nadie se lo pidiera les regaló 4 largos meses al frente de sus ayuntamiento, los cuales sin duda serán aprovechados por los aspirantes para correrse 6 meses en franca campaña, dotados de todo tipo de recursos.

Es evidente que al igual que sucedía al gran José Alfredo Jiménez, al Instituto Electoral local “nada le han enseñado los años”, amén del poco valor que le dan a la necesidad de limpiar la imagen del mismo ante la ciudadanía, ya que al aprobar que alcaldes en funciones puedan hacer al mismo tiempo precampaña pública, autorizan de manera tácita que estos dispongan y desvíen recursos públicos en favor de su proyecto político personal. A fin de cuentas, la fiscalización de los recursos no es una facultad del tristemente célebre Instituto Electoral local.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2