×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
28 Diciembre 2018 04:08:00
Cantor de libertad
Es paradójico, pero el compositor y cantante que fue vetado por los medios oficiales de la España franquista por cantar en catalán, ahora es increpado por cantar en castellano.

En 1968, hace 50 años, Joan Manuel Serrat fue seleccionado para cantar La, la, la en el concurso de Eurovisión que se realizaría en Londres. Unos días antes, sin embargo, afirmó que sólo participaría si se le permitía interpretar la canción en catalán. Escribió entonces: “Yo soy y continúo siendo, por encima de todo, un cantante catalán, y en esta lengua me he expresado para cantar durante cuatro años. Un hombre ha de ser fiel a sí mismo y a la gente que le es fiel”.

La decisión hizo que fuera reemplazado de manera apresurada por Massiel, quien interpretó en español Rosas en el Mar de Luis Eduardo Aute, con la que ganó el concurso. Serrat fue vetado por la televisión y la radio franquistas durante varios años.

Este mes de diciembre, en contraste, un asistente a un concierto en el Auditorio del Fórum de Barcelona le pidió a gritos a Serrat “Canta en catalán, estamos en Barcelona.” Serrat, quien lleva a cabo una gira llamada Mediterráneo da Capo, respondió molesto que “Mediterráneo es un disco compuesto en 1971 con 10 canciones, todas en castellano. Sé perfectamente que estoy en Barcelona, seguramente lo sepa antes que usted”. No es esta la primera vez, sin embargo, que se le cuestiona por un supuesto anticatalanismo.

Serrat, quizá el catalán más universal de la actualidad, se opuso a la declaración de independencia de Cataluña de 2017. “Sería insensato, uno no puede acostarse español y levantarse catalán al cien por cien.” Según Serrat, la convocatoria del referéndum independentista no fue transparente: “Está creada con una ley elaborada por el Parlament, pero a espaldas de los demás miembros del Parlament. Se han hecho estas leyes de un día para otro, sin discusiones, sin que hubiera unas enmiendas. Este tipo de referéndum a mí no me da la sensación de que pueda representar a nadie.” Y, sin embargo, Serrat también estuvo en desacuerdo con el encarcelamiento de los líderes del movimiento independentista, como Oriol Junqueras y Raül Romeva, a quienes visitó en la cárcel de Estremera.

Ayer Serrat cumplió 75 años. Sigue siendo un hombre, un artista, que no se deja imponer ni dogmas ni prejuicios. Confunde a algunos que quien reclamó en 1968 el derecho de cantar en catalán, hoy sostenga su derecho de hacerlo en castellano, incluso en Barcelona. Por eso algunos lo llamaban traidor a España y comunista en los tiempos de la dictadura y hoy otros lo acusan de fascista y de traidor a la causa catalana. Quizá no entienden que a un artista no se le puede obligar a cantar en español, en catalán o en ningún otro idioma.

Yo recuerdo con claridad la primera visita de Serrat a México en 1969. En un programa de televisión, el entonces delgado cantante interpretaba, junto a una austera cruz de madera, La Saeta, una canción basada en un poema del poeta andaluz Antonio Machado que casi podría parecer blasfema: “¡Oh, no eres tú mi cantar! ¡No puedo cantar ni quiero, a ese Jesús del madero, sino al que anduvo en la mar!” En 1975 Serrat estuvo exiliado en México un año, para regresar a España tras la muerte del dictador Francisco Franco.

La creatividad en el arte no puede existir sin libertad. Por sus convicciones, Serrat ha sido siempre un defensor de la libertad. Esto lo ha vuelto objeto de críticas desde los polos opuestos del espectro político. Para millones en el mundo, sin embargo, sigue siendo un referente de libertad.


Mismo resultado

El priista Adrián de la Garza ganó nuevamente la elección por la alcaldía de Monterrey. Una vez más los electores deciden en una elección extraordinaria dar el triunfo al ganador original.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2