×
Francisco Aguirre Perales
Francisco Aguirre Perales
ver +

" Comentar Imprimir
12 Febrero 2018 04:00:00
Cardenal y obispo
El 16 de octubre de 2016 publiqué una opinión propia en el sentido de que el papa Francisco seguiría una estrategia una vez que el ultraconservador cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, le presentara su renuncia como lo dispone el Código Canónico al llegar a los 75 años, de manera que fuera reemplazado por el nuevo cardenal mexicano Carlos Aguiar Retes una vez que lo proclamara como tal durante el Consistorio del 19 de noviembre de ese año.

El nuevo Cardenal es catalogado como alguien de ideología de centro, ya que su actuar es más bien de mesura, lo que da alivio a nuestro país acostumbrado a las recurrentes confrontaciones de corte político con el Gobierno federal provocadas por el cardenal Rivera Carrera.

El punto de vista que expuse en esa ocasión tuvo ribetes de realidad, pues el pasado 5 de febrero el cardenal Aguiar Retes tomó posesión como arzobispo primado de México, lo que indica que la Iglesia de nuestro país sufrirá una transformación para bien, pues las relaciones con el poder temporal navegarán en aguas más tranquilas, por lo que el nuevo purpurado de seguro cumplirá con su labor de evangelizar ya que su jurisdicción está muy bien definida. Y la del César también.

De igual forma en esa colaboración me referí al obispo de Saltillo don Raúl Vera, señalando su proclividad a los reflectores y a su actitud visceral con el Gobierno local, que incluso se llegó a niveles casi de rompimiento de relaciones.

En esa misma ocasión mencioné que en junio de 2020 –dos años más–, llegaría a la edad que la normatividad vaticana dispone que debe renunciar, ya que llegará a los 75 años, y que seguramente su renuncia le sería aceptada prontamente por Su Santidad, pues aunque se dice que tiene cierta cercanía con él, la línea actual de la Iglesia es la de no confrontación.

No es necesario que desde el altar se sostenga esa rivalidad con el poder público señalando su mal proceder, pues los que tienen fe, y supongo que el obispo la tiene, esperarán la justicia divina.

Recordemos que los tiempos de Dios son perfectos.

Se lo digo EN SERIO.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2