×
Gabriel Martínez García
Gabriel Martínez García
ver +
Editor de la sección de Negocios de Periódico Zócalo Saltillo

" Comentar Imprimir
10 Abril 2017 03:00:00
Carstens pone a temblar al sistema político
La semana anterior, el gobernador del Banco de México, Agustín Cartens, puso a temblar al sistema político mexicano al asegurar que el país no tiene dinero para restablecer subsidios para programas sociales masivos, pero además destacó un aspecto que ya era “secreto a voces”: la baja recaudación que prevalece.

Expuso claramente que el candidato que resulte ganador del proceso electoral de 2018 no deberá implementar programas sociales que rebasen gastos, como tampoco tendrá manera de reimplementar subsidios porque las finanzas federales no tienen la capacidad para soportar medidas de esta naturaleza.

Dijo textualmente: “Mantener finanzas públicas sanas ha de ser un trabajo ineludible para cualquier gobierno hacia delante, México no es un país que tenga mucho espacio para expansiones fiscales porque tenemos una base tributaria baja y eso no da mucho lugar para aumentos desproporcionados en el gasto”.

El hombre fuerte del control económico y monetario, y quizá el responsable de que México no haya naufragado pese a las pésimas decisiones oficiales, lo dijo claramente y en la Cámara Alta: quien resulte ganador debe mantener la disciplina de las medidas duras, nada populares, pero necesarias en vista de la escasez de recursos, e hizo énfasis en que “la economía de México no está para más subsidios”.

¿Lo habrán entendido los políticos? ¿Lo habrán asimilado los partidos? Porque Carstens lo dijo abiertamente: no hay dinero para programas sociales masivos, de cara a la campaña electoral presidencial, pero tampoco recursos para que el ganador venga a implementar programas paternalistas.

Y además de la sacudida al sistema, puso el dedo en la llaga al mencionar la “baja recaudación”, por lo que también José Antonio Meade tiene una gran tarea inmediata: incrementar los recursos, pero ya no con los mismos causantes cautivos, sino sumando a todos los que no aportan.

Se requiere un verdadero esfuerzo en ese sentido para incrementar la base de contribuyentes, combatiendo de manera firme y decidida la elusión fiscal y sumar a ese padrón a todas aquellas grandes empresas que utilizando tretas y lagunas legales evaden su responsabilidad de realizar las contribuciones que realmente les corresponden.

No más carga impositiva a los mismos, es momento de que Meade se ponga a trabajar, y que quede claro: no para incrementar el gasto en programas paternalistas y restablecer subsidios, sino en darle mayor capacidad al país para responder a las necesidades en salud, educación e infraestructura, entre otras prioridades.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2