×
Cartas a Zócalo
Cartas a Zócalo
ver +

" Comentar Imprimir
20 Enero 2020 03:15:00
Cartas a Zócalo
Escuchar Nota
Con relación a la nota difundida por Notimex, en la nota hecha por el reportero Juan Carlos Castellanos, en donde se me llama "tramposa" descalificando mi persona, mi trabajo y distorsionando los hechos ocurridos en la presentación del libro al certamen y que el periódico Zócalo de Saltillo publicó el 27 de abril del 2019.

Escribo desde los ocho años, he publicado y recibido reconocimientos a mi trabajo literario desde los 17 años. Nunca en este período de mi trayectoria literaria había ocurrido algo así. Jamás he participado de manera "tramposa" ni en concursos, dictaminaciones de publicación o becas. A la mayoría de las personas se les hace extraño que una persona, año con año, reciba premios o becas. No soy la única que ha estado bajo la mirilla de los francotiradores de la buena ética profesional de los escritores o poetas. Siempre que alguien joven gana varios premios, o becas, alguien tiene algún comentario desagradable para decir pero eso no habla del trabajo realizado por años, de su calidad o del/la poeta. Habla de la persona que profiere tales dichos, de su capacidad para asimilar ciertas cosas como el fracaso, el escaso talento o genio que le han tocado. Pero este no es el tema; sin embargo, también quiero aclarar que lo de la carnicería que se emprendió no sólo en mi contra en las redes sociales y blogs, también afectó al editor encargado del certamen, los jurados. Eso, más que hablar mal de mí, lo hace de las personas que sacaron de contexto la problemática y alimentaron chismes y teorías de conspiración, corrupción y demás en torno a lo sucedido en el certamen.

Si bien es cierto que se había presentado en la convocatoria de publicaciones generales de la SEC Coahuila,y que tuvo un resultado positivo de manera unánime, el manuscrito del libro fue retirado en tiempo y forma con fecha del 22 de noviembre del 2018. Se renunció a la publicación y a todo lo que confería, lo cual quedó probado con un acuse por parte del editor de publicaciones de la SEC. A mí parecer, el libro había quedado libre, por así decirlo, para poder ser publicado en otra parte; o bien, se enviado a algún certamen literario. Fue mi error haberlo mandado con el mismo nombre y seudónimo. Un trampa para mí sería el haber mandado un libro que se publicara en la SEC, con otro nombre y seudónimo, y que quedara ganador de ambas. Siendo así publicado en dos lados al mismo tiempo pero con diferente nombre; o bien, haber recibido dinero en ambos casos, cosa que nunca sucedió. A mi manera de ver las cosas, no había problema alguno, ni estaba violando ninguna cláusula de las bases del certamen, pues había renunciado a la publicación de la SEC. Lo reconozco, fue mi error. Dirán que después de años de estar en esto no es posible que no pensara en que estaba infringiendo las bases, pues sí. No lo pensé. Jamás fue mi intención actuar con dolo alguno. Jamás hice trampa. Para mí, en términos legales, el libro seguía inédito en el todo y sus partes ni había sido premiado, puesto que jamás acudí, ni se hizo ningún acto civil de premiación por parte de la dependencia cultural. Nunca firmé ningún contrato ni cesión de derechos para la SEC Coahuila, ni se editó o estaba en proceso de producción editorial el libro. Para mí el libro seguía en calidad de inédito al no haber cedido derecho alguno a ninguna institución ni editorial, ni haber sido publicado en el todo o sus partes. No conté que al haber sido mencionado en un periódico, y en una publicación de la SEC había perdido su calidad de inédito. Lo ignoraba. Ignoraba en ese entonces que al hacerse de dominio público sólo el nombre del libro todo el trabajo perdía su calidad de inédito.Pido disculpas por ello.

Sólo me resta pedir mis sinceras disculpas al consejo editorial de la CEAPE, los jurados y a la SEC Coahuila por los inconvenientes, y el acoso, que se han presentado durante meses por el caso. Así mismo eximo de cualquier responsabilidad a las instituciones pues el error fue mío.

Por el momento, no tengo más que decir al respecto.


Atentamente:

Esther Monserrat García García


Imprimir
COMENTARIOS