×
Cristina Orozco
Cristina Orozco
ver +

" Comentar Imprimir
12 Mayo 2018 04:09:00
¿Celebraremos el primero de julio nuestras libertades?
El pasado 3 de mayo se celebró el Día Mundial de la Libertaad de Prensa. Este año fue significativo para los mexicanos, las cifras hablan por sí mismas, 40 periodistas fueron asesinados en el sexenio de Enrique Peña Nieto, principalmente; el año 2017 fue fatal para los periodistas y sus crímenes siguen impunes.

En el primer informe semestral de 2017, Artículo 19 expuso cómo los temas de corrupción y política son de alto riesgo para la prensa y están relacionados con, aproximadamente, la mitad de las agresiones documentadas. Aun cuando más de 40 organizaciones civiles y organismos internacionales exigieron que no se promulgara la Ley General de Comunicación Social, ayer, 11 de mayo, el presidente Enrique Peña Nieto firmó su decreto. Esta ley también es conocida como “Ley Chayote”. Es una Ley, que como otras, se han aprobado de madrugada, en lo oscurito y, no cumplen con los estándares mínimos a los convenios, tratados y pactos internacionales de derechos humanos, de los cuales México es parte. Eso sí, hay una evidente maniobra para crear leyes exprés que protejan los intereses de los políticos y no del pueblo.

La libertad de expresión es un derecho fundamental, según establece el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos la cual señala: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

La Unesco eligió este año como lema: Los frenos y contrapesos al poder: medios de comunicación, justicia y estado de derecho.

Según el Instituto Nacional Electoral (INE) 83 millones de mexicanos, es decir, el 68% de la población acudirá a votar. Nunca como hoy, la presencia de los medios de comunicación es tan decisiva en nuestra sociedad. Según la Constitución Mexicana, el Gobierno de México se integra por tres poderes: el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial. El cuarto poder lo representa la prensa, que es la voz del pueblo, pero el poder verdadero radica en el pueblo. La prensa constituye ese cuarto poder como contrapeso con el reconocimiento jurídico garantizado en el artículo sexto y séptimo de nuestra Carta Magna, pero no en complicidad y solapamiento de los traspasos de los otros poderes, sino para informar, criticar, defender, señalar, desenmascarar y proponer para ejercer la opinión pública a través de la palabra.

Un virrey español, el marqués de Croix, pretendía condenarnos alegando: “nacieron para callar y obedecer y no para discurrir ni opinar en los altos asuntos del gobierno”. Parece que con la “Ley Chayote” nuestros gobernantes aspiran hacer de esta pretensión una realidad.

La democracia en México debe perfeccionarse, pues defiende la soberanía del pueblo y, el derecho del pueblo a elegir y las democracias descansan en una base institucional y normativa que ofrece caminos para expresarse y contender en la pluralidad política que respaldan al ciudadano, a la sazón, la libertad de prensa es el medio del debate y el diálogo, este no puede ser silenciado, apabullado, comprado ni debilitado.

El clima para elegir a nuestros representantes está enrarecido. Hay descontento generalizado. Ni los partidos políticos ni sus representantes están a la altura de los ciudadanos y sus necesidades. México no atraviesa por su mejor momento. Pese a las declaraciones triunfalistas y conformistas del Presidente y del candidato del PRI.

El primero de julio será el mejor momento para que los ciudadanos expresemos libremente el derecho al voto. Son 20 segundos que el ciudadano, en la intimidad de la mampara, votará por quien desee y quiera.

Allí estará solo. No habrá coordinadores de campaña ni jefes de manzana ni funcionarios federales, estatales y municipales que le recuerden las dadivas, ni los apoyos gubernamentales, ni los beneficios sociales.

Nadie habrá de darse cuenta por quién votamos. El voto es secreto y libre.

Honremos la memoria de quienes han ofrendado su vida para que en México disfrutemos del derecho al voto libre y secreto y a la Libertad de Expresión.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2