×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
27 Octubre 2017 03:00:00
China y Latinoamérica 
En este breve artículo se habla sobre los claroscuros que enfrenta la República China, particularmente en el plano económico y su relación con el Continente Americano como proveedor de mercancías e inversiones, que han jugado un papel desestabilizador en las economías de los países, que en ocasiones pasa desapercibida para las autoridades gubernamentales, o mejor dicho, la omiten para no enfrentar una guerra comercial por los compromisos contraídos en la adquisición de valores de los gobiernos, particularmente del estadunidense, país que se ha convertido en el mayor vendedor de bonos del Tesoro a China.

Para algunos analistas que se especializan en cuestiones económicas, en particular aquellos que siguen de cerca las negociaciones del TLCAN, con base en evidencias empíricas, a partir de la integración de China a la Organización Mundial del Comercio (OMS) ha jugado un papel clave en los flujos comerciales y de capital en Estados Unidos, Canadá y México, y lo señalan como el gran ganador al transferirse fuentes de trabajo a su territorio, además de incorporar insumos y mercancías en la región del TLCAN.

Y la participación de China no sólo se restringe a América del Norte: si se hace un rápido recorrido de la intervención económica que ha tenido China en los países latinoamericanos, especialmente en los del cono sur, se puede denotar que ha invertido en el sector extractivo y le han vendido en su mayoría productos agrícolas y materias primas, entre ellas petróleo y cobre. Según la Cepal, este tipo de productos cubren alrededor de 70% del total de las exportaciones que salen hacia China, mientras el país asiático invierte en la región en minería y petróleo.

El patrón comercial que ha prevalecido en Sudamérica con China es muy semejante al de hace 100 años, cuando se intercambiaban materias primas de escaso valor agregado por bienes manufacturados fabricados en los países industrializados. No obstante la hegemonía de la economía asiática, en el Primer Foro Académico de Alto Nivel Celac-China la titular de la Cepal reconoció el esfuerzo que está haciendo la República China por el desarrollo sostenible del planeta. Latinoamérica y China han formulado una plataforma para avanzar en el cumplimiento de las metas de la Agenda 2030. También recordó la lucha que ha emprendido el presidente Xi Jinping contra la cultura de los privilegios, la pobreza y la corrupción.

La turbulencia financiera acecha a China. Pero no todo es halagüeño para China: algunos economistas han recordado las teorías del estadunidense Hyman Minsky, particularmente cuando hablaba de crisis financieras, como la más reciente de 2007-2008. En términos generales, Minsky se refería al “colapso en los valores de mercado después del agotamiento del crédito, la deuda puede acumularse en tiempos de crecimiento económico” . Ello viene a colación por la intervención que tuvo el gobernador del Banco Popular de China en Estados Unidos, al advertir a las empresas chinas del sobreendeudamiento que han asumido. Si bien es cierto que el gigante asiático creció a tasas superiores a 9%, ahora enfrenta cruciales desafíos que pueden complicar el crecimiento económico de naciones como Brasil, Argentina y Venezuela, lo que sería un duro golpe para la economía del sur del continente.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2