×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
01 Septiembre 2017 04:00:00
Choque de corrientes
El conflicto poselectoral en Coahuila saltó a la arena la nacional, y en ese escenario el excandidato del PAN, Guillermo Anaya, acudió a la quinta reunión plenaria de los diputados federales de Acción Nacional. Anunció “la inminente anulación de las elecciones” y parafraseó al fundador de su partido, Manuel Gómez Morín: “‘Que no haya ilusos para que no haya desilusionados’. Sabíamos que esta lucha iba a ser muy difícil y muy complicada porque los Moreira saben que irán a la cárcel (…) vamos a castigarlos por todo el daño que le han hecho al estado de Coahuila”.

Mientras tanto, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, Miguel Riquelme asistió a la sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública encabezada por el presidente Peña Nieto. El coahuilense compartió fila con los gobernadores electos Alfredo del Mazo (Estado de México) y Antonio Echavarría (Nayarit), cuyos triunfos también fueron impugnados. El PRI tiene más riesgo en Coahuila, donde concurren las causales de la nulidad previstas en el Artículo 41 de la Constitución: 1) un rebase en los topes de gastos de campaña mayor al 5%, y 2) un margen de votos menor a esa misma proporción entre el primero y el segundo lugar; en este caso, el PRI y el PAN.

El PRI gobierna Coahuila desde 1929, junto con Colima, Estado de México e Hidalgo. Pero, además, es la única entidad donde el poder se ha transmitido entre hermanos: de Humberto a Rubén Moreira. Por esa razón, el 4 de junio se confrontaron dos corrientes irreconciliables: la de la alternancia y la del continuismo. Casi 3 meses después, el clima es de incertidumbre y lo será mientras el Tribunal Electoral de la Federación (TEPJF) no resuelva sobre la validez del proceso.

“Los elementos más contundentes para anular las elecciones” son los 14 agravios y las 200 pruebas documentados ante las autoridades competentes por el Frente por la Dignidad de Coahuila (FDC), compuesto por los excandidatos de Morena (Armando Guadiana), Javier Guerrero y Luis Horacio Salinas (independientes) y José Ángel Pérez (PT), dijo Anaya en el pleno del grupo parlamentario del PAN. “Hemos hablado ya con los magistrados dándoles a conocer los argumentos más importantes para lograr la anulación, (y) en los próximos días están por resolver una queja más que presentamos en tiempo y forma ante el INE”, la cual incrementará “más el rebase del tope de campaña del candidato del PRI”.

Mientras se declara la nulidad, “hemos sufrido también los embates en Coahuila porque, sabedores de que es inminente la anulación, han empezado a utilizar todo el poder del estado por medio de la Procuraduría de Justicia (…) haciendo cateos en domicilios de simpatizantes de Acción Nacional, citatorios, intimidaciones. Todo un estado de represión y autoritarismo”, denunció el excandidato ante Ricardo Anaya, líder del PAN; Marko Cortés, coordinador de la bancada del PAN, y Antonio Echavarría, gobernador electo de Nayarit.

Por otra parte, dijo que el país y los estados empiezan a entrar a una zona de turbulencia. Es preciso abrochar los cinturones, pues “al PRI (…) lo vamos a conocer en el peor de sus momentos (…) están desesperados, (…) sabedores de que están a punto de dejar el poder” recurren “a estas formas autoritarias y represoras”.

Riquelme salió de su encierro después de su reunión con Peña Nieto en Los Pinos y empieza a ejercer su papel de gobernador electo mientras el TEPJF dicta sentencia.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add